8.8 C
Huánuco
18 noviembre, 2019
  • Home
  • Portada
  • Cronwell Jara y su regreso a la tierra del Cóndor Pasa
Portada

Cronwell Jara y su regreso a la tierra del Cóndor Pasa

Es tarde y el bullicio en la ciudad se incrementa. La gente camina apurada por las pequeñas calles y en cada esquina del jr. Dos de mayo debo sortear, además de los carros, a grupos de estudiantes que salen de sus colegios para ir a casa. Apuro el paso para llegar temprano, pues dijeron que hoy el gran maestro ofrecerá un taller para aprender a contar historias. Un taller sobre el “Arte de cazar dragones”.

Ya en el Museo Regional Leoncio Prado, puedo respirar tranquila, el taller está por empezar y el auditorio casi no se ha llenado, puedo contar a las personas con los dedos de mi mano. Una pena que no hayan asistido pues se perdieron una magistral ponencia del reconocido escritor peruano Cronwell Jara, ganador este año del Premio Casa de la Literatura Peruana.

Después de recordarnos algunos pasajes de los cuentos de grandes escritores como García Márquez, José Martí, Cervantes Saavedra, Cesar Vallejo, José María Arguedas y otros genios de la literatura universal, inicia su relato diciendo:

“Hay un cuento genial de un escritor extraordinario que empieza así: El hombre quedó colgado de la horca…”, todos escuchábamos su relato atentos casi sin respirar, entonces hace un breve silencio y prosigue: “El hombre quedó colgado de la horca…”, ¿no han escuchado ese cuento?, es un cuento genial, es de un autor que algunos lo reconocen, ¿no lo han leído?

No, respondemos todos.

Pero cómo es posible dice sonriendo, ¡ese autor soy yo, el mismo!” (risas)

No es la primera vez que visita Huánuco, pues en 1961, cuando las casas aún tenían huertas, estuvo por estas tierras. También en 1987 cuando llegó para ser parte del congreso dedicado al gran Eleodoro Vargas Vicuña. Entonces, nos dice que Huánuco ha estado en sus recuerdos, en su memoria y siempre vivirá agradecido, por la calidez de su gente, además nos cuenta que su padre es huanuqueño.

Culminado el taller, decidimos volver en su búsqueda el siguiente día. Al mismo lugar, lo encontramos conversando con estudiantes de algunos colegios sobre lo que más le gusta, la literatura, poesía y narrativa. En el Día Internacional del Libro, le quitamos unos minutos a su tiempo para entrevistarlo, a continuación compartimos esta breve entrevista:

 

Maestro, hablemos sobre su pasión por la literatura

Siempre quise ser escritor, desde niño les dije a mis padres que quería ser escritor y mi papá me apoyó, me compro una máquina de escribir, enciclopedias, nunca me negó nada, siempre dijo que me apoyaría y así lo hizo. He logrado mucho gracias a la literatura, a mi padre, mi madre y mi abuela. Me dediqué con mucho esfuerzo a pulir mi propia experiencia, investigando descubrí que la mejor forma de avanzar y hacer un buen trabajo es investigando. Sin la investigación uno no puede hacer un buen cuento o novela, eso significa leer de todo, antropología, historia, filosofía, experimentar y vivir la vida.

 

Ayer participó de un conversatorio sobre la literatura en Huánuco, en la que disertó sobre la calidad de los escritores. Usted siempre ha dicho que lo fundamental es el sentimiento.

Si, muchas veces los escritores le dan prioridad a la cultura y la inteligencia y olvidan que el sentimiento es la base esencial para un buen poemario o una buena novela, sin el sentimiento Vallejo no sería el que es, quítale el sentimiento a los grandes poetas universales y son cáscara, el sentimiento significa la nostalgia que nos lleva al pasado, al dolor, al drama humano que nos conmueve.

 

¿Qué opina sobre la nueva narrativa peruana?

Hay dos tendencias, una que es la existencia de escritores muy cultos que tienen una escritura académica, muy inteligentes; pero hay otros que son muy emocionales, más que cultos, que sin embargo cuando escriben hablan de sus pueblos, de su lugar de origen, del mundo andino, de la selva, de la costa. Que no tienden a ser los escritores al estilo de los limeños o de lo que tienen esa tendencia de escribir de manera culta.

Warma Kuyay de Arguedas, Paco Yunque de Vallejo, en ellos hay emoción, fuerza de sentimiento, hay una vida dramática tremenda, expresados en una emoción honesta y sincera.

Aquellos que se preocupan en expresar cosas cultas, creo que se equivocan cuando escriben. Porque por ahí no va la cosa. No basta escribir bien para aparentar ser un buen escritor. La escritura es un placer, en la que se procura entretener, divertir, conmover y generar reflexiones, si no logras eso por muy buena escritura que tengas, eso aburre.

 

Después de toda su experiencia literaria, ¿usted cree que su vida es un poema con algo de drama?

Si, toda nuestra vida por insignificante que parezca podría ser hermosos poemas sin excepción, basta que el sentimiento esté ahí. No hay nada en la vida y en el mundo que no sea poetizable, tú eres poetizable, tú eres un poema.

Yo te veo, mi corazón salta solito, es porque es la naturaleza del ser humano.

 

¿Qué significa para usted escribir?

Escribir significa expresar el drama de los hombres y mujeres en el mundo, exponer las injusticias y tener la esperanza en todo ello, de lograr mejorar la calidad de vida en el planeta, en el fondo es eso.

La literatura después de todo reemplaza a la historia que de algún modo está un poco desviada de la realidad. Es muy importante, es vital, va depender del autor y las capacidades del autor.

 

En estos tiempos los problemas sociales son más visibles. ¿Cuál cree que es el papel de la literatura?

El papel de la literatura es siempre en primer lugar ser arte, divertir, entretener y conmover. Si en eso yo aplico una conciencia social, que esa conciencia social sea vista como obra de arte, un poema, un cuento, una novela. Si tengo la capacidad de criticar, cuestionar en buena hora, si a través de mis cuentos motivo reflexiones filosóficas, antropológicas, históricas, mejor. Eso hace que el poema, el cuento, la novela sean trascendentes.

 

¿Qué recomendaciones nos dejaría?

Leer, leer narrativa y poesía, el narrador no puede decir no me gusta la poesía, yo quiero ser narrador, no. La narrativa mejor, es aquella que está hecha o nutrida de poesía, de música, de todo, también de las pasiones normales, naturales en el ser humano. Además infórmense de lo que acontece en el mundo. A través de la historia, sociología, filosofía, antropología, arqueología y otros temas.

Fue un honor entrevistarlo, entre muchos estudiantes que piden un autógrafo y unas dedicatorias, culminamos la entrevista. Antes de ellos, nos dice: “Lean a los autores huanuqueños, porque son después de todo consecuencia de los autores mayores que fueron y que nos han dejado lecciones que debemos continuar, tener fe en que uno puede superarse leyendo, practicando y con mucha paciencia, corrigiéndose, criticándose y acatando críticas y con fe de poder superar todas las adversidades.

Publicaciones Relacionadas

Profesor es acusado de violar a dos escolares

editorahora

Policía acusado de matar a exmilitar en disputa de terrenos

editorahora

Congreso aprueba cuestión confianza por mayoría

editorahora