8.8 C
Huánuco
13 diciembre, 2019
  • Home
  • Actualidad
  • Desnutrición infantil y abandono de la niñez en Huánuco
Actualidad Opinión

Desnutrición infantil y abandono de la niñez en Huánuco

Denesy Palacios Jiménez (*)

Según ENDES el 43 % de la población infantil menor de 5 años sufre de desnutrición, y qué cachetada recibimos en Huánuco, cuando los medios de comunicación sacan a la luz, que una cantidad de medicinas se han vencido y dentro de ellos, las bolsitas que servían para combatir la anemia de nuestros niños y niñas, especialmente de las zonas rurales. ¿Qué pasó? ¿Nadie tenía conocimiento de ello? Teniendo tantas necesidades en la población huanuqueña tenemos que ver este tipo de cuadros, la verdad es ser indolentes. Cómo es que no vamos a tomar conciencia que aquello sirve para nuestra niñez que tanto necesita.

Según el INEI, la desnutrición infantil afectó al 12.9 % de niñas y niños menores de 5 años. Su jefe indicó que la prevalencia de la desnutrición crónica, según el estándar de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es mayor en el área rural, alcanzando el 25,3 %, mientras que en el área urbana es de 8,2 %. Asimismo, dio a conocer que el mayor índice de desnutrición se reportó en las niñas y niños con madres sin educación o con estudios de primaria (27,6 %) y en la población infantil menor de tres años de edad (13,6 %). Reveló que las tasas más altas de desnutrición crónica en la población menor de cinco años de edad se reportaron en Huancavelica (31,2 %), Cajamarca (26,6 %), Loreto (23,8 %), Pasco (22,8 %), Apurímac (20,9 %) Ayacucho (20,0 %). Huánuco tiene un 19,6 %.

Se sabe que la desnutrición es el resultado de múltiples factores: enfermedades infecciosas frecuentes, prácticas inadecuadas de alimentación e higiene, ambiente insalubre, consumo insuficiente de alimentos nutritivos, entre otras. Todas ellas asociadas generalmente a la pobreza de la familia y su bajo nivel educativo, y esto nos dice “la Línea de Base de Desnutrición Infantil y sus Determinantes en los 77 distritos de la Región Huánuco”, publicado años atrás

Aunque también, tenemos que considerar que dentro de este grupo vulnerable se encuentran los ancianos.

La desnutrición crónica no es sólo un problema de salud, es un indicador del poco desarrollo regional. Entonces, cómo pensamos desarrollar si estamos descuidando nuestro mejor capital que es el humano. Los expertos afirman que iniciada la gestación y en los tres primeros años de vida, la desnutrición crónica y la anemia afectan de manera irreversible la capacidad física, intelectual, emocional y social de los niños, y generan un mayor riesgo de enfermar por infecciones (diarreica y respiratoria) y de muerte. Este deterioro reduce su capacidad de aprendizaje en la etapa escolar y limita sus posibilidades de acceder a otros niveles de educación, ahora sabemos por qué ocupamos niveles tan altos no solo en analfabetismo, y los pocos logros educativos, y de comprensión lectora, etc. Lo que debemos ver es que en el largo plazo, estos niños se convierten en adultos con limitadas capacidades físicas e intelectuales para insertarse en la vida laboral.

Un niño desnutrido hoy, tiene altas probabilidades de ser un adulto pobre mañana. Ser pobre y estar desnutrido es una doble condición que acentúa la exclusión y la inequidad. La inversión y la atención en proteger a nuestros niños de la desnutrición, es sumamente rentable para asegurar la competitividad y el desarrollo regional.

Debemos enfrentar sus causas, como son: la atención de la salud, el acceso al agua segura, saneamiento básico, y la educación. Como mejorando la calidad de la inversión social hacia los determinantes causantes de la pobreza.

¿Si no de qué lucha contra la pobreza, hambre, exclusión social y lucha contra la desnutrición infantil a nivel de región estamos hablando? Hoy sabemos que todo aquello se queda en el papel, pues no vemos un mayor compromiso de las autoridades, directivos y funcionarios. ¿Qué esperanzas de desarrollo tenemos? si descuidamos el desarrollo humano, cómo queremos que nuestros niños y jóvenes sean competentes, si se ven disminuidos, por la falta de una atención adecuada.

Publicaciones Relacionadas

El zoócrata payaso

adminahora

¿Es esto igualdad de género?

editorahora

Pueblo da último adiós a “El Llullampero”

adminahora