7 C
Huánuco
15 octubre, 2019
Actualidad Cultural

Destino Alto Marañón: Aventura, ecoturismo e historia

Generalmente en la ciudad, la mañana inicia con el canto del gallo. Esta vez despertamos en el camino con las bellas melodías del Cóndor Pasa, un himno a la libertad. Desde hoy seremos cóndores por tres días y alzaremos el vuelo para conocer desde lo alto los hermosos parajes que nos ofrecen, Huamalíes, Lauricocha y Dos de Mayo. Con la grata compañía de los amigos de la agencia “Viajeros Perú”, iniciamos un recorrido por las rutas del Alto Marañón. Aventura, ecoturismo, lugares arqueológicos e historia, es lo que nos ofrece este nuevo destino turístico.     

A medida que avanzamos la suave brisa con olor a saucos, eucaliptos y pinos nos daban la bienvenida, las nubes dejaban ver a un bello e inmenso paisaje, ante nuestros ojos se presenta majestuoso el cañón del río Marañón, aquí es donde se dividen Huánuco y Áncash. Seguidamente  llegamos a Tantamayo, un distrito acogedor de gente humilde y amable, con muchos recursos turísticos por dar a conocer al mundo, hoy visitaremos una pequeña parte de ella.

Desde allí, donde se aprecia el tranquilo discurrir del río Tantamayo, seguimos el recorrido hacia el pueblo de Coyllarbamba, donde se saborean los panes más ricos del lugar, aromatizados con anís. Don Eladio Marticorena nos recibe en su casa, aquí desayunamos trucha frita, un delicioso aperitivo. Minutos después partimos hacia la laguna de Carpa, ubicada a  3544 m s.n.m. con un área de 3,26 km2. La laguna es tributaria del río Carpa, que luego desemboca en el río Marañón. Ahí se encuentran los criaderos de trucha.

La vía de acceso más rápida es por carretera afirmada hasta el lugar, un viaje gratificante en el que aún se puede apreciar la flora y fauna de la zona y a nuestros hermanos del campo pastar sus reses y ovejas.

Un breve recorrido por la zona y debemos regresar antes del atardecer. En el camino nos cruzamos con los pastores regresando con sus rebaños a casa. Ahora nos dirigimos hacia el centro arqueológico preinca de Piruro, declarado Patrimonio Cultural de la Nación, para después terminar la tarde visitando el tambo inca de Pariash, investigado por el Arq. Carlo Ordoñez.

Piruro es un complejo arqueológico que consta de dos partes Piruro I y Piruro II. La zona ha tenido una larga ocupación, su primer vestigio data de 3000 a 2500 años a. C  y se extienden hasta el Imperio Inca. Lo más resaltante aquí es el edificio de 5 pisos.

Entre las quebradas de Canchis y Tamborragra, en la comunidad campesina de San Pedro de Pariarca, se encuentra el tambo inca de Pariash, un asentamiento inca que conserva una serie de edificaciones construidas entre el periodo Túpac Yupanqui (ca. 1400 d. C) y la llegada de los españoles (ca. 1533 d. C).

Y así, entre el sinuoso camino, la vegetación, el alegre cantar de los pájaros y nuestros pasos lentos, el primer día de viaje llega a su fin.  El cielo estrellado de Coyllarbamba acompañará nuestros sueños esta noche. No se pierda los siguientes capítulos de esta crónica, volvemos en los siguientes días…

 

Publicaciones Relacionadas

¡NO HAY COMO LOS CARNAVALES DE MI TIERRA HUANUQUEÑA!

editorahora

El mono choro cola amarilla es el protagonista de la nueva moneda del BCR

Cesar Vega

Alcalde Zapata Medina y funcionarios al banquillo de los acusados

adminahora