27 C
Huánuco
18 agosto, 2019
Actualidad Editorial

EDITORIAL. El comercio ambulatorio.

El gerente de Desarrollo Económico, Rafael Vidal Romero, aseguró que luego de una minuciosa evaluación han descubierto que dos terceras partes de los ambulantes que se ubican en los alrededores del denominado Mercado Modelo, son “extensiones” de negocios como de fabricantes, o de mayoristas que poseen tiendas en el interior y en los alrededores el mercado.

De los más de 1500 vendedores ambulantes, solo un 500 poseen una economía escueta, mientras que los otros 1000 son trabajadores contratados por empresarios informales para vender sus productos en las calles adyacentes a este centro comercial, que dicho sea de paso cada día es un mercado completamente desordenado, con sus pasadizos repletos de vendedores y/o invadiendo espacios destinados para el tránsito de consumidores y amas de casa.

La existencia de trabajadores ambulantes se alimenta de nosotros los que les compramos, no nos fijamos si esos productos son de dudosa procedencia, si están en buenas condiciones, si tienen garantia, si son de buena o no. Muchas veces comercializan sus productos en condiciones deplorables de higiene, a veces solo nos fijamos en los precios para comprar productos falsificados o traídos de contrabando. Encima, estos informales no pagan ningún tipo de impuesto y de todo eso somos cómplices los que les consumimos y ni siquiera las autoridades se atreven a controlar y terminar con estas irregularidades.

Las autoridades anteriores, por temor, no quisieron solucionar este problema que ahora es un mal social, porque también muchas familias se sostienen trabajando como ambulantes. Es que se ha perdido el principio de autoridad, del respeto, y al utilizar las calles y ofrecer sus productos no respetan a nadie.

Este desorden empeora con el ingreso de colectivos, mototaxis, combis, carretilleros y otros vehículos a los jirones atestados de ambulantes, imposibilitando que la población camine con cierta libertad, con las veredas llenas de vendedores, las pistas repletas, hacen que los transeúntes arriesguen su integridad física para pasar por esas calles.

Ahora que el mal tiene diagnóstico, se debe curar, cueste lo que cueste, las actuales autoridades municipales pueden y tienen que hacerlo, cuentan con el respaldo del pueblo y se debe poner orden, será difícil, la tarea es que se debe mejorar, primero dialogando, luego reubicarlos y después formalizarlos. La limpieza y la buena imagen de nuestro Huánuco está en juego.

Publicaciones Relacionadas

Más de 2800 jóvenes serán miembros de mesa

editorahora

Roban computadoras de colegio en Pasco

editorahora

Se incrementan IRA y neumonía por el frío

editorahora