8.1 C
Huánuco
21 enero, 2019
Actualidad Editorial

EDITORIAL. Se fue el año 2018

Nos da la impresión de que los días son más cortos, qué rápido están pasando, pues hoy culmina, se termina un año generoso para esta región, Dios y la naturaleza nos dieron permanente paz, trabajo y cierta tranquilidad.

Sin embargo, Huánuco no se benefició con grandes obras para agradecer y recordar, por la incapacidad de nuestros gobernantes, desde el presidente PPK, que está con un pie a la cárcel para hacerle compañía a la “Señora K”; el Congreso, que lejos de ser un lugar para parlar y elaborar buenas leyes, no para de hacer noticia negativa por corrupción y por insultarse entre ellos, hasta el Gobierno Regional y los alcaldes. No hemos cometido ningún pecado, señala nuestra congresista; pero el pecado es de nosotros de haberla elegido a ella y a los otros, que en el Congreso no figuran más que para cobrar sus jugosos sueldos y gastos de representación sin hacer nada positivo para su pueblo; mientras nuestros hermanos que habitan en los pueblos jóvenes, en los cerros, en las invasiones, viven en la miseria, sin agua, sin energía eléctrica, sin medicinas. El gobernador que felizmente ya culmina su gestión se va sin pena ni gloria por lo poco que deja para recordarlo.

Los hombres serán recordados por lo que hacen, es decir, por las obras de trascendencia, que duren; aunque hay que reconocer que se está trabajando en el hospital, en carreteras, en agua y desagüe de Ambo, Cayhuayna, hospital de Llata, etc. pero son obras que vienen de atrás.

Para nosotros fue un año de permanentes retos, de compromiso con ustedes amigos que nos leen para hacerles llegar las informaciones. Nuestro trabajo tiene sus riesgos, porque nos  amenazan autoridades que se creen intocables y también de personas a quienes pudimos haberlos mencionado, pero con documentos. Como seres humanos cometemos errores, pero si se han sentido afectadas o aludidas les pedimos disculpas, así es nuestro trabajo.

Por último, agradecer a Dios por darnos salud, la vida que es prestada, salud a todos los que laboramos día a día, y como todo que inicia termina, el 2018 se va dejando profundas huellas en todo orden de cosas, por haber sido un año especialmente negativo en el aspecto político y ni qué decir en el delincuencial, por los escándalos políticos y judiciales que remecieron todas las esferas del país y que conmocionaron el mundo entero.

Gracias año viejo y con muchas esperanzas esperamos el 2019. ¡FELIZ AÑO NUEVO!

Publicaciones Relacionadas

Dirección de Minas podrá monitorear impacto de Raura

editorahora

Obras de Odebrecht ocasionaron pérdidas al Estado por US$ 283 mlls

adminahora

Qali Warma entregó 6000 toneladas de alimentos

editorahora