6 C
Huánuco
17 diciembre, 2018
Editorial

Emulando a Pilatos

Los “dueños del Congreso”, los congresistas fujimoristas y apristas tenían muy en claro las implicancias y consecuencias de la aprobada Ley Mulder, que afecta directamente al Estado y sus entidades, como a los medios de comunicación, especialmente de provincias. Todos los integrantes del partido naranja votaron a favor de la ley, sin dudas ni murmuraciones.
Lamentablemente, entre ellos estaban los representantes de Huánuco, Karina Beteta y el reciente accesitario de Guillermo Bocangel, César Campos, quienes ahora se ofrecen a “luchar por los derechos” de los hombres de prensa y los medios de comunicación. Muy conveniente, el intentar borrar con el codo lo que han escrito con la mano.
Ambos legisladores han propuesto elaborar una propuesta legislativa que permitirá destrabar la Ley Mulder, la misma que gracias a sus votos fue aprobada y ya está afectado a cientos de comunicadores. Es muy probable que ni siquiera la hayan leído antes de votar. Esta ley además de ir contra la libertad de empresa y contratación con el Estado, ocasiona un gran retroceso en el trabajo de los municipios, especialmente rurales, que por las emisoras radio, TV y diarios, hacían conocer sus convocatorias y anuncios oficiales.
César Campos se sumó al grupo fuerte del ejército ciego, obediente, sumiso a la señora Fujimori. El señor Mulder fue otro Mamani, lacayo utilizado para la presentación del proyecto. Es muy obvio, el aprismo es especialista en manejos turbios. Además, la estrategia en todo momento parece ser el ahogamiento de los medios de comunicación en el interior del país para que la población en estas áreas no se entere de los excesos en el Congreso de la República, de tal modo se le mantiene ignorante. Buscan que los ciudadanos sean ajenos a las denuncias que los medios de comunicación realizan en su trabajo de fiscalización y de esa manera hacer su campaña política para 2021, sin mancha ni pecado.
Karina y Campos, son considerados traidores a los hombres de prensa independientes de Huánuco, que no renuncian a sus principios de trabajo honesto y quieren engañar que una propuesta legislativa se cambiará la ley. La manera más certera será que el Tribunal Constitucional se pronuncie, tome el tiempo que tome, con la finalidad de derogarla o modificarla. Solo queda esperar y por nuestra parte seguiremos haciendo conocer la corrupción que hay en el Congreso y en los diferentes niveles de gobierno.

Publicaciones Relacionadas

Editorial. 100 años buscando su desarrollo

editorahora

Consigna: tumbarse al Gobierno

adminahora

Pretenden desmembrar al departamento de Huánuco

adminahora