Una joven madre de familia y estudiante del cuarto año de secundaria de la Institución Educativa Jacas Grande de la provincia de Huamalíes, fue hallada sin vida con los brazos y la cabeza mutilados, tirados entre los matorrales. La investigación determinó que Zolina Palacios Daza (18) salió de su vivienda el martes pasado y no retornó ni dejó rastro alguno. Sus familiares la buscaron intensamente pero fue inútil. Hasta que el viernes al atardecer su abuelo fue a arrear sus animales y halló a su nieta muerta y en estado de putrefacción.

Policías de la comisarías de Llata y Jacas Grande en coordinación con el fiscal realizaron el levantamiento de cadáver. Un agente informó que una parte del cuerpo destrozado de la joven estudiante había sido devorado por animales y su cabeza cercenada y tirada a unos diez metros del cuerpo. Luego de la investigación preliminar los policías detuvieron a su expareja Nefuel Rojas Cierto (22) como principal sospechoso de la presunta comisión del delito de feminicidio. Lo habría asesinado porque le inició un proceso para la manutención del hijo de dos años y medio de ambos que quedó en orfandad.

Comentarios de Facebook