20.3 C
Huánuco
14 diciembre, 2018
Editorial

Éxitos del cultivo alternativo

Pocos seguirán incrédulos sobre los cambios de los pueblos logrados gracias a los cultivos alternativos. El valle del Monzón hace 20 años era un lugar dominado por el narcotráfico y el terrorismo. Todos los terrenos eran utilizados para el cultivo de la coca, y una gran parte de la población se alimentaba gracias a este ilícito negocio. El dominio era tal, que ninguna autoridad podía ingresar a esas tierras, o para hacerlo necesitaba “permiso”, de lo contrario podría nunca más volver. La carretera de acceso era una trocha intransitable, que facilitaba el control de la zona y la población por parte de las bandas de narcotraficantes.
Sin embargo, esto ha cambiado. Hoy ese valle es el principal productor de café del departamento de Huánuco, gracias a organizaciones como Devida que ofertaron y apoyaron cultivos alternativos que en un inicio no eran aceptados. Ahora, en la zona se producen los mejores cacaos del mundo, que incluso han ganado varios premios internacionales.
Como ejemplo a seguir, los productores han sabido organizarse y trabajar conjuntamente para darle valor agregado a sus productos, como ejemplo la cooperativa “El Milagro” que instaló pequeñas cafeterías en Tingo María, Huánuco y otras ciudades.
A ellos se sumaron los exponegocios amazónicos, que eran puertas hacia la modernidad y ahora el Gorehco ha entregado 125 módulos de poscosecha, con el que los productores podrán procesar hasta 150,000 kg de café mensualmente. Por el lado, de Procompite podrán obtener ayuda tecnológica, como también financiamiento para mejorar sus sistemas de producción y brindar un producto de mayor calidad para competir en el mercado nacional e internacional.
Este modelo de trabajo y desarrollo podría ser adoptado por muchos otros grupos de agricultores, como tal vez los paperos: asociarse y crear sinergia para el beneficio común, es un modelo de desempeño que ha logrado muchos impactos positivos. Por otro lado, permite dejar la dependencia a la “teta” del Estado, para estar enfocados en el desempeño, capacitación y ayuda mutua.
Los productores de papa podrían darle valor agregado a su producto y obtener más y mayores ganancias. Para este fin, es imperativo que sean liderados por ciudadanos que realmente busquen el bien común, no seudos dirigentes con intereses personales que solo buscan aprovecharse de la situación.

Publicaciones Relacionadas

La fiebre del oro en el Marañón

adminahora

Apareció el oci

adminahora

Nuestra educación

adminahora