7.8 C
Huánuco
17 octubre, 2018
Editorial

Gallina que come huevos…

Pareciera que a los congresistas y a sus asesores les fascinara actuar al margen de la ley. Es muy probable que el poder les embriague y cometan errores que revelen su verdadero actuar e intención. Tomemos el caso de la lideresa de FP, la señora Keiko Fujimori, que hasta la fecha no ha podido aclarar el informe económico de sus campañas y los aportes que recibió con nombres de personas que afirmaron nunca haber aportado.
Sabemos de un nuevo escándalo político, en el que está involucrado nada menos que el esposo de la congresista Karina Beteta, el abogado Ladislao Díaz, quien trabaja como personero legal de Fuerza Popular y fue el que presentó las solicitudes de inscripción de candidatos utilizando nombres de personas y falsificando sus firmas. Este hecho nos trae a la memoria el plan de reelección de don Alberto Fujimori en el 92 donde se llevó a cabo una falsificación de firmas. ¿Coincidencia?
Ante esto, el Jurado Electoral Especial de Huánuco declaró improcedente la solicitud de inscripción de la lista de candidatos para el Gobierno Regional. La agraviada y supuesta candidata se llevó la sorpresa de su vida al descubrir que “formaba parte” de las filas fujimoristas. La atleta muy conocida y querida en Huánuco, desconocía que estaba participando en algún proceso político. Afirma que no es su firma y huella digital y que denunciará a quienes resulten responsables. Es el caso también de William Ipchas en Puerto Inca-Súngaro, que también desconocía que estaba participando como aspirante a candidato accesitario al cargo de consejero regional por esa provincia.
Sería un insulto a la inteligencia el decir que no se sabía lo que había en los documentos antes de presentarse, o que “se les pasó”. La presentación de documentos alterados o falsificados es un delito grave y el abogado Ladislao Díaz lo sabe perfectamente.
Muchos hombres de prensa coinciden en que son este tipo de escándalos los que han provocado que los fujimoristas aprueben la Ley Mulder, con la mera intención de que el ciudadano común no se entere de lo que está pasando. Tenemos que estar más atentos que nunca estimados lectores.

Publicaciones Relacionadas

Debemos proteger los humedales

adminahora

¿INSERVIBLES A LOS 70?

adminahora

RENTABILICEMOS NUESTROS BOSQUES

adminahora