26 C
Huánuco
2 abril, 2020
Editorial

Hasta que se acordaron del río Huallaga

Definitivamente una de las mejores noticias del año que nos dejó, es la nueva normativa dada por el Gobierno para recuperar las cuencas hidrográficas, y donde están directamente involucrados las juntas administradoras de Servicios de Saneamiento (JASS), las empresas prestadoras de Servicios de Saneamiento (EPS) y los municipios provinciales y distritales, que tendrán la tarea de encargarse de su cuidado y preservación. Las instituciones huanuqueñas tendrán mucho trabajo que hacer, solo en Huánuco, por mencionar algunas, tenemos a los ríos Huallaga, Higueras, Huancachupa, la quebrada de la microcuenca de Malconga, entre otros.
El río Huallaga, desde su nacimiento hasta su confluencia con el Marañón, recibe miles de descargas que contaminan sus aguas. Desde hospitales, poblados, ciudades, residuos industriales, desagües y otros que se vierten sin miramientos, con aguas servidas, basura y los relaves mineros, que por años han matado la flora y fauna.
Las nuevas generaciones deben saber que este río tenía aguas limpias, con abundantes peces, donde uno podía bañarse en sus torrentosas pero límpidas aguas. Actualmente ya no hay nada de eso y nunca ha habido alguna autoridad que se preocupe en su recuperación, incluso se sabe que personajes viajaron a Europa y Japón para capacitarse en este tema, pero de seguro que solo se fueron a hacer turismo y no han presentado ningún informe al respecto. Irresponsablemente, generación tras generación hemos venido matando no solo a los ríos, sino a toda forma de vida que albergaba sus aguas y riberas.
El actual presidente de la República ha emitido un decreto de urgencia para proteger, recuperar y utilizar las aguas, no solo de los ríos, sino también de las lagunas, para consumo. Seda Huánuco será la encargada de gestionar y construir plantas de tratamiento de aguas residuales en un plazo de 9 años.
Esta empresa debe realizar el proyecto en coordinación con el Gobierno Regional para buscar un terreno para la planta de tratamiento que debería estar en la parte norte de esta ciudad, ya sea en La Esperanza o La Despensa, para su edificación sin demora. El agua es vida y debemos apoyar estas iniciativas.

Publicaciones Relacionadas

“País de opereta”

adminahora

Editorial. Reforestación ya

editorahora

Editorial. Hay que sacarlos de Huánuco

editorahora