22 C
Huánuco
22 agosto, 2019
Actualidad Cultural

Kesia Rivera le canta a la no violencia contra la mujer

En nuevo album “Rosas y espinas”

Es medio día en Huánuco, la lluvia ha menguado, hemos llegado a la biblioteca municipal para refugiarnos. Un espacio tranquilo y muy acogedor, aquí empezamos la entrevista con Kesia Rivera, artista huanuqueña que ha sabido luchar contra las adversidades de la vida. En todo este tiempo nos ha compartido parte de su vida en sus canciones, le ha cantado al amor, al desamor y sobre todo a la vida.

Lo que un día soñó cuando niña, hoy se ha hecho realidad, su vida gira en torno a la música. Su canto no solo ha fortalecido su corazón. Un corazón noble y con gran sensibilidad social que la ha llevado a componer “Rosas y espinas”, un tema que canta a la no violencia contra la mujer.

¿Cómo ha sido tu vida antes de dedicarte a la música?

“Antes de cumplir un año perdí a mi madre, crecí con mis abuelos, con ellos aprendí a amar el canto. Antes de aprender a leer y conocer el colegio, conocí la música. A los 15 años, me convertí en mamá, no se lo recomiendo a nadie, pero ha sido lo mejor que me ha podido pasar. Emmanuel ha sido mi motivación para seguir cantando. Nunca dejé de soñar, siempre me imaginé cantando y ahora es real”.

¿Cuándo decides dedicarte a la música?

“Cuando terminé el colegio estaba entre estudiar música y ciencias de la comunicación, postulé a la hoy Universidad de Música Daniel Alomía Robles. Pudo más la música, pero también me gusta la comunicación. Me costó mucho estudiar con un bebé. Mi abuela falleció cuando estuve en el 2º año de la carrera y nos quedamos con el abuelo, fueron tiempos difíciles.

La primera que me motivó fue mi abuela, ella cantaba rancheras y huaynos peruanos, mi abuelo música criolla, yo los escuchaba en casa nunca faltaba Ima Sumac”.

Inicias con música tradicional huanuqueña, ¿quiénes han sido tus referentes?

“Cuando ingresé al instituto de música conocí al maestro Gumersindo Atencia. Tiempo después me integré al Centro Musical Melodía Huanuqueña, que dirigía él. Los primeros temas que canté son Shacsha Huallpa (Gallina Mora) y No lo digas, de José Zevallos. Para el Día de la Canción Huanuqueña me tocó cantar al último, canté un huayno y de ahí salí.  La Sra. Vilma García, a quien admiro mucho, también ha sido mi mayor referente”.

Hablemos de tus producciones musicales

“Tengo tres producciones. En 2005 presenté el primer disco “No lo digas”, diez temas, con los arreglos del maestro Omar Majino. Después grabamos nuevamente “No lo digas” en una versión latinoamericana, una corriente que me encantaba, he sido admiradora de los Kjarkas, Illapu, etc.

La segunda, en 2014, “Donde estará”, por razones personales me retiré de la música un tiempo. Ahora estoy retomando ese disco y el álbum que vamos a lanzar se llama “Rosas y espinas”.

Nunca imaginé que el primer disco iba a tener éxito, porque todavía estaba en 5º del Instituto. Ya en diciembre, mi música se escuchaba en Huancayo y Huánuco. Ese disco ha trascendido mucho”. 

Publicaciones Relacionadas

Proponen impulsar unidad por tramo Chacayán-Ambo

editorahora

Municipalidad de Pasco recupera predios en Chaupimarca

adminahora

Inauguraron Exposición de Arte Rupestre Huánuco 2018

adminahora