10.3 C
Huánuco
22 noviembre, 2019
Actualidad Opinión

LA AMIGA BAJATERA

La miro, me mira, miramos con discreción. No me atrevo a conversar. Ella está concentrada en el bajaj rojo, con ambientador olor a fresa, música rock de los 80 que tararea despacio. Soda Stereo. Sí. Música ligera. Grande el Gustavo Cerati. Si, pues. Murió, ¿no? Silencio. Tiene la cabellera rubia (no es natural). Subo entre Huánuco y Leoncio Prado. A es ahora por las calles del perímetro del Mercado Modelo es un pandemonio. Por las veredas se camina en fila india. Los ambulantes han invadido la acera. A pesar del semáforo, se cruza la calle con audacia, con el riesgo que un vehículo te golpee, atropelle o el chofer deje huérfana hasta tu quinta generación. Subo sin darme cuenta quién conduce. Le digo que me lleve a la calle donde vivo. Okey. Tiene vuelto para 20 soles. Sí, claro, caballero. No me diga bajatera; dígame conductora de bajaj.  

Las 10 cuadras de recorrido sirven para dialogar con reserva, cálculo y prudencia. Ya termina Mil horas de Hombres G. Empieza ahora Tren al sur de Los prisioneros. Me llamo Miriam Cajas, vivo en Aparicio Pomares, en una de esas casas donde cabemos toda mi familia. Es estrecha, no hay agua ni desagüe, comemos polvo todos los días. Paciencia, sé que eso no va a durar para siempre. Todo pasa en esta vida. Un día estás feliz, otro triste, pero lo importante es no dejarse derrotar por la adversidad. Con Dios, trabajo y fe siempre se sale adelante. Compruebo con mis propios oídos que Miriam es elocuente, ha perdido la timidez, entra en confianza, se suelta por momentos. ¿Y usted tiene familia? Dispara el misil. Claro que sí. Otra vez la prudencia gobierna mis palabras y mi actitud. Yo con una hija sigo adelante. Nunca un hijo es un obstáculo. Ellos no pidieron venir al mundo. Además, llegan con un pan debajo del brazo. Mi hija es mi prioridad. Tengo que ser primero madre, después mujer. Lo otro vendrá después. Si alguien me quiere me tendrá que querer con mi hija incluida. 

Tengo 22 años. Hice academia preuniversitaria, pero no ingresé a la Facultad de Medicina. Yo quiero ser médico. Ese es mi sueño. Sé que voy a lograrlo. Mi hija tiene 3 años, mis padres me apoyan y yo trabajo mañana y tarde para atender las necesidades de Jennifer. Mi papá es taxista desde hace 20 años. Él me ha enseñado cómo trabajar con el bajaj, conocer pasajeros solo con mirarlos, tener mucha paciencia con el tráfico y de los choferes que nos ven como bichos raros cuando ven manejando a una mujer. Esta sociedad machista no acepta que las mujeres pueden hacer los mismos trabajos que los varones. Yo no vivo con el padre de mi hija, no somos casados. Me embaracé y él se largó no sé dónde. Es cocinero. Lo conocí aquí en Huánuco. Ahora no sé dónde está, tampoco me interesa. Ya han pasado 4 años. No ve a su hija. Ella cuando sea grande se dará cuenta de todo. Le dice papá a mi papá. No le pido ni un céntimo. Yo puedo trabajar para mantener a mi hija. No necesito que me dé algo. No lo denuncié por alimentos. Me embaracé a los 19 años, cuando estaba en la academia.

Ella estudió en Las Mercedes. ¡Mishica! Reímos. ¡Yo soy amautino! No le creo. Veo por el espejo retrovisor que no se distrae. Recuerda con mucha gratitud a los profesores que supieron darle no solo conocimientos, sino también consejos, orientaciones; sin embargo, tuve a mi hija muy joven. Jenifer es hermosa, linda como una flor. Me derrito por ella, hago todo por ella. A veces no escuchamos los consejos de la gente mayor. Si me ve trabajando es porque quiero demostrar, a los que no me creen, que pudo salir adelante con una hija. Sé que no voy a estar de chofer de bajaj toda la vida. Voy a ser médico algún día. Mariam es la hija mayor de 6 hermanos. Cuando se embarazó, sus padres no se enfadaron, no la amenazaron con botarla de la casa. Le dieron su respaldo, la apoyaron durante los meses de embarazo y alumbró en la Hospital Hermilio Valdizán. Jenifer es la engreída de la familia.

Agradezco a la congestión vehicular que me ha permitido conversar largo y tendido con Miriam. Ella representa a las aproximadamente treinta mujeres que manejan bajaj en la ciudad de Huánuco. En una oportunidad el chofer de un camión grande me gritó, mujer tenías que ser, carajo. El semáforo estaba en amarillo, el chofer quería que yo pasará rápido. Pienso en serio en la legión de mujeres que no necesitan al marido proveedor para educar, criar y mantener a sus hijos. Miriam se detiene en la puerta del edificio. Me da el vuelto. Da media vuelta en u y desaparece en el Jr. Dos de Mayo. Son más de las 12 del mediodía. Ella seguirá llevando y trayendo pasajeros; yo esperaré otra oportunidad para subir al bajaj de Miriam para conversar, preguntarle por Jenifer y a ella cómo está. Me ha prometido contar los altercados que ha tenido con choferes que miran por encima del hombro a las mujeres que empuñan el timón de un bajaj y se ponen a trabajar de sol a sol.

El feminicidio no cesa, más mujeres son asesinadas por varones que tienen en la cabeza una total intolerancia a la ruptura sentimental o conyugal, la cultura del machismo erizada como el Padrenuestro en un católico devoto y la criminal frase, si no eres mía, no eres de nadie. Dice el refrán: “Si me quieres, déjame ir”. A la niña Isabel, una tía le dijo, se ve muy feo que una mujer juegue fútbol. Ella le respondió: “Las mujeres hoy pueden hacer las mismas cosas que los varones. A mí me gusta jugar fútbol. Paolo Guerrero es mi ídolo.” La tía sonrojó y cambió de conversación.  El papá la felicitó.  

Publicaciones Relacionadas

MÁS ALLÁ DEL APRENDIZAJE CIENTÍFICO

adminahora

Ejército Peruano convoca a jóvenes al servicio militar

editorahora

Exigen funcionamiento cámaras de seguridad de Huánuco

editorahora