4.6 C
Huánuco
17 agosto, 2019
Actualidad Opinión

La verdadera leyenda de La Bella Durmiente

Samuel Cárdich  

En realidad, resulta un serio reto intentar sustituir una leyenda, que circula desde hace muchos años, por otra nueva, que intenta reemplazarla y erigirse como verdadera. La razón: la leyenda no rescata hechos históricos que pueden ser rastreados por los vestigios que dejaron en el transcurso del tiempo, sino fantasías moldeadas por la imaginación popular con el fin de interpretar un fenómeno sobrenatural, para el cual no se encuentra explicación aparente. Podríamos decir que una leyenda es  solo la salida imaginativa que se le da al misterio sin resolver.

Como sabemos, La Bella Durmiente es una formación geológica que, desde una perspectiva adecuada (por decir, el centro de la ciudad de Tingo María), se presenta a la vista como una mujer echada que mira al infinito. La imaginación popular le ha dado la denominación de “bella” y asimismo de “durmiente”. Claro que esta calificación es arbitraria, pues, si vemos dicha configuración geológica desde otra perspectiva (antes de arribar a la ciudad, por ejemplo) se trata de colinas cubiertas de boscaje que no forman un conjunto armónico y están separadas por espacios que las distancian en forma radical. Sin embargo, la visión integrada y en la perspectiva conveniente, presenta el hermoso panorama de una mujer que reposa y que ha dado a la ciudad tingalesa una atracción turística de primer nivel, que ha venido beneficiándola a lo largo de los años.

Desde hace tiempo circula una leyenda que pretende explicar el motivo por el cual “la bella durmiente” ha asumido dicha posición, versión que adolece de ciertos vacíos e inexactitudes, que atentan contra su coherencia y debería tener para proponer una explicación más conveniente del fenómeno geológico mencionado.

Frente a ello, Miguel Soto Camones, huanuqueño de nacimiento y connotado escultor radicado en la ciudad de Trujillo, nos brinda una versión distinta de la misma. Forjada por su imaginación, se propone explicarnos la extrañeza de ese fenómeno natural, agregando a los elementos connaturales de la leyenda, otros componentes que la hacen más atractiva y creíble. En el presente caso, la princesa Sumac-Coyllur (que se convertirá después en la bella durmiente), une a su singular belleza, la honestidad y la obediencia estricta a los principios morales establecidos en su comunidad. Si acaba trágicamente en el estado que actualmente tiene, es debido a la persecución del cacique Carpish, personaje arbitrario y violento, de quien huye para salvar su castidad, pues este ha decidido hacerla suya usando la violencia, lo que motiva su fuga y sacrificio final.

La exposición de la leyenda, ideada creativamente por Miguel Soto, es bastante original, pues, además de erigirse como la “verdadera” leyenda, es presentada como una versión que le fue transmitida durante un entresueño por Véder Rétiz Bedoya, maestro y gran amigo del autor, además de distinguido personaje huanuqueño, quien supuestamente, la escuchó a su vez de boca del doctor Ezequiel Castillo Cárdenas, notable profesor y autor de textos literarios.

Rompiendo las formas clásicas de la leyenda, entre ellas, la simplicidad del relato, Miguel Soto le da una dimensión nueva, en la que se funden la realidad y la irrealidad, el rescate de los valores que, antiguamente, regían la conducta de una comunidad nativa, y, además, un final imprevisto, haciendo una simbiosis entre la leyenda, propiamente dicha, y el cuento literario. Es decir, ya no se trata de una creación anónima y popular, cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos, sino el producto de la imaginación de un autor determinado.

En el texto, hay que destacar, asimismo, el acendrado amor al terruño que manifiesta Soto Camones a lo largo de sus páginas, su identificación con los valores de estricto cumplimiento que dirigió la conducta de nuestras comunidades ancestrales, y, también, su buen manejo del lenguaje para escribir una historia original y, de ese modo, poner en circulación una leyenda que enriquece nuestro acervo cultural.  

Esta obra se presentará el sábado 9 a las 11:00 a. m. en el salón San Sebastián de la Municipalidad de Huánuco.

Publicaciones Relacionadas

Junín: dos muertos y dos desaparecidos por huaicos y deslizamientos

Cesar Vega

LA SOCIEDAD DONDE VIVIMOS

adminahora

En recibo de electricidad se cobrará arbitrios por Seguridad Ciudadana

adminahora