La desesperación, impotencia, dolor y malestar de los pobladores de los asentamientos humanos se hace más evidente por los efectos perniciosos de la fuerte tempestad ocurrida del último sábado, el mismo que ha dejado una secuela de 15 viviendas afectadas y colapsadas con más de un centenar de damnificados y el colapso de las paredes del cementerio general de Llicua, informó Marco Gutiérrez Baldeón, alcalde de ese centro poblado. Señaló que en esta oportunidad, Llicua se convirtió en la zona aparentemente con mayor cantidad de damnificados quienes hasta la fecha no han recibido atención de nadie, llámese Municipalidad de Amarilis, Municipalidad de Huánuco o Gobierno Regional.

Detalló que de los 24 asentamientos humanos existentes en Llicua, el problema se presentó en tres: San Cristóbal de Llicua, 5 de Febrero y Alto Huallaga. En los dos primeros hay varias viviendas que colapsaron por efectos de las lluvias e incluso por la caída de un árbol. En Alto Huallaga, se presentó el problema de la obstrucción de la tubería del drenaje pluvial al colocarse una rejilla en la parte del Gobierno Regional en la desembocadura al río Huallaga, lo que embalsó las aguas por encima de un metro en 11 viviendas, de las cuales se derrumbó una y las otras resultaron muy dañadas con el arrastre perdieron artefactos, equipos de cómputo, mobiliario, ropa de cama, menaje, etc, que le han generado perjuicio a las familias que viven en esta zona ubicada frente al Gobierno Regional

Comentarios de Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here