20.1 C
Huánuco
19 marzo, 2019
  • Home
  • Actualidad
  • Mario Malpartida Besada: “Recordar es una forma de volver”
Actualidad Cultural

Mario Malpartida Besada: “Recordar es una forma de volver”

Escritor nacido en Lima, pero que se asentó en Huánuco para dar vida a sus recuerdos y retratarlos en sus libros. Llegó muy joven, acompañando a su abuela por circunstancias familiares. Con el paso del tiempo se enamoró de esta tierra y también de una huanuqueña en las aulas universitarias. Su educación, trabajo y familia fueron los motivos por los que se estableció en Huánuco hasta hoy.

Mario Malpartida está de regreso con una novísima obra que se presentará en breve en nuestra ciudad. Ese es el motivo por el que lo visitamos.

Maestro, hablemos de usted, de su periplo vital.

Mi existencia tiene 2 grandes etapas. Una etapa que comprende mi vida limeña capitalina formada en escuelas y colegios fiscales. Desde que nací hasta 1970 aproximadamente. Y después de 1970 cuando vengo a Huánuco por diversas circunstancias favorables para mi trayectoria y me quedo en Huánuco hasta hoy. He tratado de juntar estas dos experiencias, parte de Lima forman el motivo principal de mis textos pero los recreo estando en Huánuco.

Este soy yo, un escritor que poco a poco se ha ido haciendo. Cuando llegué no me sentía muy bien, por eso es que empiezo a recordar, como una especie de estrategia para volver sin volver. “Recordar es una forma de volver”. Pero poco a poco me fui adentrando a ese sentimiento huanuqueño y ahora  estoy contento de haber escogido Huánuco para continuar mi vida.

¿Cómo empieza su vida literaria?

La vocación parece que uno lo trae por dentro, ya en el colegio ya hacia las editoriales en las revistitas que se publicaban, tuve la suerte de tener muy buenos profesores de literatura. En 4° y 5° de secundaria era un lector voraz, leía bastante y escribía secretamente.

Mi vida literaria empieza en 5° de la universidad, cuando publicamos en una revista que se llamaba “Insurgencia”, dirigida por el maestro Víctor Domínguez, con un cuento que se llamaba Pedro Cajahuaringa, que no la he vuelto publicar porque es un cuentito medio maluco todavía. El fue una especie de mentor mío porque me dio la oportunidad de publicar un cuento.

Al momento de escribir ¿Cómo prefiere usted su lugar de trabajo?

Yo soy un escritor muy indisciplinado, me gusta un lugar solitario, prefiero mucho la soledad, escribo en cualquier horario del día, aunque últimamente estoy trabajando más de noche que de día. Algunos escritores tienen unas costumbres arraigadas que yo no comparto, algunos fuman cuando escriben, yo no, otros toman café, yo no, yo pido un absoluto silencio. No me gusta incluso la música que tanto me agrada.

Hablemos de sus primeras publicaciones

Estas están vinculadas con mi pasado. Siempre he dicho una forma de regresar sin regresar es recordar. Y empiezo a recordar, es una manera de curar mis nostalgias, mis melancolías, recordar los momentos más felices que tiene el hombre como la infancia. Esos recuerdos que se habían quedado en el subconsciente afloran a la hora de escribir. Y me doy cuenta que esa melancolía a uno le da autenticidad, lo hace más natural, cuando uno escribe en tercera persona, pero mis cuentos que más me gustan son los que están escritos en primera persona (risas)

¿Cuál es el total de su producción actualmente?

A este tiempo he sumado ya más de diez libros de cuentos, tengo como 5 libros de  antologías o colectivos. La mayoría son de creación, tres novelas y el resto de cuentos. Debo estar en un promedio de 15 libros aproximadamente.

Coméntenos de su experiencia como periodista

Yo soy fundador del colegio de periodistas de Huánuco, he sido integrante del Tribunal de Honor varia veces, he hecho periodismo cultural desde que trabajaba en el INC, en periódicos antiquísimos como Trinchera por ejemplo. He hecho algunas colaboraciones para algunos periódicos. En varios de ellos he publicado artículos y últimamente  ya he derivado al periodismo cultural, como el comentario de libros.

Hablemos de lo mejor y lo peor de un escritor

Un escritor es un ser humano que tiene vicios y también virtudes, lo peor que le puede ocurrir es no publicar, tener la mente en blanco, convertirse  en una especie de vegetal que crece por inercia por el agua de la lluvia, y lo mejor es pues contribuir al bien común a través de su obra que si bien puede tener elementos artísticos, estéticos también. Hacer que el hombre abra realmente su corazón con la dimensión humana más grande y vea a través de la obra que haya cosas más importantes en las que podemos poner la atención.

¿Qué libro es el que le ha gustado y siempre lo vuelve a leer?

Alguna vez preguntaban ¿Cuándo un libro es bueno?, y alguien la respondió, cuándo se lee varias veces. Y yo he leído como 6 veces por ejemplo “La ciudad y los perros” , “Cien años de soledad”, “Ensayo de la ceguera” de Saramago, entre otros.

Estos libros son trascendentes, importantes. Los cuentos de Ribeyro los he leído muchísimas veces, él ha sido mi maestro hablando figurativamente, porque a través de sus cuentos yo empecé a escribir.

Algún autor que nos recomiende

Si quieres un mundo fantástico maravilloso donde predomine la imaginación y los sueños tienes que leer a García Márquez, pero si quieres un libro donde te pinte la realidad con lujo de detalles descarnadamente, a veces escabrosamente, lee a Mario Vargas Llosa.

¿Cuáles son sus proyectos a largo y corto plazo?

Dentro de mis proyectos pensados para este año presentaré mi último libro “Hablando de ausencias”, novísimo completamente. Trae tres cuentos que plantean el tema de la ausencia por diferentes motivos, el abandono, la muerte o la desaparición. Son temas que estoy tratando de explorar de manera distinta, sin perturbar la línea estilística que me ha caracterizado que es el trabajo de la melancolía y la nostalgia. Y a una especie de pedido de muchos amigos estoy reeditando por tercera vez “Ajuste de cuentos”, un libro que me gusta muchísimo pues son ficciones autobiográficas, ese libro lo hice a plena conciencia de que estaba hablando de mí. Por eso me gusta bastante.

¿Tiene en proyecto nuevos libros?

Sí, claro. Tengo dos cuentos, un libro que lo anuncié hace varios años y que se quedó trunco porque me ganaron los otros temas que te he mencionado, se iba a llamar “solo las flores del campo”, aludiendo a un huayno huanuqueño, ahora se llamará simplemente “Las flores del campo”, además de otros libros que en su momento estaremos detallando.

En la Casa del Maestro culminamos la entrevista, pues nos dice que la literatura ha ganado un espacio muy importante en Huánuco, gracias al trabajo tesonero de todos los cultores del tiempo pasado. “Esto no es un trabajo de la noche a la mañana, es un trabajo tesonero a conciencia, hay que tener en cuenta que las cosas buenas no se van a generar de la noche a la mañana,  hay trabajar en equipo”, nos dice antes de despedirnos.

Publicaciones Relacionadas

“Ciudadanos definirán si reformas respetan o no su voluntad”

editorahora

Convocan a bandas a participar en Día del Rock

adminahora

40 planes de Procompite para 2019

editorahora