El presidente de la comunidad campesina de Ayapiteg, Prudencio Gonzáles Jara, denunció que efectivos policiales de la comisaría de Chavinillo ingresaron arbitrariamente y sin orden judicial a su domicilio ubicado en el poblado de Isipampa y luego de rebuscar y golpear a sus habitantes, se llevaron S/6200.

El hecho ocurrió el domingo 8 de octubre a las 9:30 de la noche cuando la esposa del denunciante, Celestrina Poma Cipriano (63) cenaba junto con su hijo Yhon Jairo Gonzales Poma, su nieta de cuatro años y su ahijado Isidro Mautino Aguirre, en la cocina. “Escuché ladridos de mis perros, cuando salí vi a tres sujetos que salían de mi dormitorio, al verme prendieron sus linternas, entonces grité pidiendo auxilio, y varias personas salieron en mi ayuda; los tres sujetos al verse descubiertos llamaron a más policías, quienes llegaron en un patrullero de placa POA-216”, declaró Celestrina.

Los agraviados denunciaron a los agentes, por supuesto abuso de autoridad, en la Fiscalía Penal de Huánuco, señalando que los agentes les redujeron con sus armas de fuego y golpearon a su ahijado hasta desmayarlo, golpearon a su hijo y se llevaron a su sobrino Ninja Gonzáles Huerta, quien luego fue dejado en libertad previo pago de 200 soles; su sobrino había llegado ante los gritos de Celestrina.

Explicó que el dinero sustraído de su dormitorio, era producto de la venta de truchas de su empresa de piscigranja, además del trabajo como taxista de su hijo, e iba ser usado en el pago a la Sunat, pago al banco y compra de alimentos para sus truchas. Esa suma tenía guardada en un mueble del dormitorio.

Comentarios de Facebook