5.3 C
Huánuco
19 agosto, 2018
Editorial

Una más del Congreso

“La guerra y el terrorismo son, en realidad, actos de lesa humanidad, actos que parecen socavar y abandonar los valores centrales de los derechos humanos y del sistema jurídico que los protege”, dice el Manual de Educación de Derechos Humanos de jóvenes. Eso es lo justamente sucedió en nuestro país: los terroristas decidieron abandonar los valores y principios para adoptar conductas e ideologías que promueven la violencia, el terror y la muerte.
Por eso cuando un terrorista es liberado e ingresa a trabajar a alguna entidad del Estado las alarmas de peligro no dejan de sonar. Puede que estas personas hayan pagado sus penas de acuerdo a la justicia, pero es poco probable que hayan cambiado de mentalidad, y eso es lo realmente preocupante. Por eso mismo, la contratación de la condenada por terrorismo Nancy Madrid Bonilla al despacho de la congresista del Frente Amplio, María Elena Foronda, genera profunda preocupación e indignación.
No puede ser posible que una exterrorista ingrese a trabajar para el Estado y mucho menos para tan importante institución. No puede ser posible que los peruanos tengamos que aguantar semejantes caprichos de algunos congresistas.
Es increíble saber que para trabajar en el Congreso de la República, aparentemente, no se pasa ningún filtro. Al parecer, en esta institución no interesa la hoja de vida. Los casos de varios actuales congresistas lo ejemplifican.
Esperemos que en las próximas elecciones municipales y regionales el Jurado Nacional de Elecciones haga una evaluación seria de candidatos. Debemos cambiar la forma de hacer política y elegir a gente que verdaderamente tiene la intención de trabajar por este departamento.

Publicaciones Relacionadas

Inaceptables agravios

adminahora

Nueva crisis en Salud

adminahora

Debemos proteger los humedales

adminahora