17.2 C
Huánuco
2 diciembre, 2020
Image default
Deportes

¡A 45 AÑOS DE LA GLORIA!

Tal vez no estuviste vivo en aquella época, pero fue un día inolvidable aquel del 28 de octubre de 1975 para nuestro fútbol peruano. 

Aquel día, en Caracas, Venezuela, nuestra ‘sagrada’ blanquirroja tocó la gloria tras coronarse campeón de aquella Copa América.

Perú jugó la primera fase ante Chile y Bolivia y ganó su grupo con autoridad. Empate en Santiago 1-1 y victoria en la altura de Oruro ante Bolivia 0-1.

En la semifinal, enfrentó a Brasil y con una excelente actuación de Teófilo Cubillas, autor de un gol de tiro libre y dos goles de Enrique Casaretto, Perú en el estadio Mineirao, superó por primera vez como visitante a la ‘Canarinha’ por 1 a 3; sin embargo, en el partido de vuelta cayó por 0-2. Aquellos -tiempos sin que el gol de visita tuviera peso- provocó un sorteo que sonrió a Perú y de esta forma clasificó a la final.

Aquella final de ida, se jugó bajo torrencial lluvia en Bogotá y con una pelota que se escurrió entre las piernas del portero Otorino Sartor, los ‘colochos’ obtuvieron la victoria como locales. En la vuelta, Perú mostró superioridad y con un autogol provocado por un taconazo del ‘Ciego’ Oblitas y un gol de cabeza de ‘Cachito’ Ramírez, los nuestros se impusieron por 2-0. Este resultado obligó al partido en campo neutral y Caracas fue la elegida.

Llegó el 28 de octubre y en el estadio Olímpico de la Universidad Central de Venezuela, la definición fue muy disputada, pero con Perú generando las situaciones de gol más claras. El apretado 1-0 final obra justamente de Sotil le dio a nuestra selección su segunda Copa América, tras obtener la Copa de 1939.

Fue un triunfo que conmovió a todo el país como ningún otro acontecimiento deportivo: Sotil se escapó de su club el Barcelona para jugar esa final y marcar el gol de la victoria, el Presidente de la República general Francisco Morales Bermúdez recibió al plantel en Palacio de Gobierno y no aguantó la emoción que se quebró, las caravanas en Miraflores y el Centro duraron toda la madrugada, los goles de Casaretto, Teófilo Cubillas y el ‘Ciego’ Oblitas se contaban cientos de veces.

Han pasado 45 años y en todos estos años nos tocó vivir muchas historias, historias alegres, historias tristes, historias llenas de enojo, pero el reconocimiento y gratitud quedarán para esos muchachos que escribieron una de las épocas doradas del fútbol nacional. Un abrazo hasta el cielo a los que ya partieron a la eternidad y deseamos pronta recuperación a nuestro diestro goleador Percy ‘Trucha’ Rojas.