22.2 C
Huánuco
5 marzo, 2021

A días 6 del Mundial de Rusia 2018

Dentro de unos días, concretamente este 14 de junio, el estadio Luzhnikí de Moscú acogerá el partido inaugural de la XXI edición de los mundiales, que enfrentará al combinado anfitrión con Arabia Saudí.
“Un futbolista impecable. Un defensor divino. Héroe inmortal de 1966. El primer inglés que levantó el trofeo de campeón del mundo. El jugador más legendario del West Ham United. Joya nacional. Campeón de Wembley. Dios del fútbol. Capitán extraordinario. Eterno caballero”.
Los aficionados que visitan el estadio de Wembley pueden leer la versión en inglés de esta inscripción, que se encuentra junto a la majestuosa estatua de bronce de Bobby Moore en Wembley Way. Tanto Pelé como Franz Beckenbauer lo definieron como un caballero, un amigo, pero también como el mejor defensor al que se habían enfrentado.
Moore apenas tenía 22 años cuando capitaneó por primera vez a la selección inglesa. Lo hizo en 1963, en un triunfo por 4-2 sobre Checoslovaquia. Portó el brazalete sin interrupción desde 1964 hasta su último partido internacional, casi un decenio más tarde. Lideró a los suyos en la gloriosa Copa Mundial de 1966. Aquel mismo año se convirtió en el primer futbolista en recibir el prestigioso premio al “Deportista del año de la BBC”, así como la Orden del Imperio Británico.
No cabe duda que Moore es uno de los futbolistas más grandes que ha dado el fútbol inglés a lo largo de su historia. Lució el número 6 tanto con su selección como con su equipo, el West Ham United, que decidió retirar su dorsal como muestra de respeto en agosto de 2008, quince años después de su fallecimiento.

Publicaciones Relacionadas

Una máquina de goles

editorahora

No le teme a nadie

editorahora

Confía en salir del mal momento

editorahora