16.6 C
Huánuco
16 octubre, 2021

Priorizar los mayores problemas del país

Luego de ocho días del fallecimiento del mayor asesino del país, la “bestia”, Abimael Guzmán, reconocido así por la policía y el pueblo peruano, se dio por fin la normativa que permite a la fiscalía la cremación de los restos de los sentenciados cabecillas o miembros de la cúpula terrorista que fallezcan en prisión.

El dictamen lo dio el Congreso de la República ya que el gobierno y el premier Bellido se opusieron a la propuesta.

Lo anecdótico es que de los 18 ministros, solo cinco estuvieron de acuerdo en la cremación del terrorista, el resto se opuso. Después de conocerse esto, el premier Bellido salió a decir que no se había visto el tema Guzmán en Consejo de Ministros. Sin embargo, la viceministra Dina Boluarte lo desmintió un par de horas después, diciendo que la mayoría no estuvo de acuerdo. Asimismo, siguiendo la línea del partido y del gobierno, todos los congresistas de Perú Libre votaron en contra de la ley de cremación de terroristas.

Los jóvenes deben conocer que Abimael Guzmán fue un asesino cobarde, que no solo asesinaba a policías o militares, sino también a seres inocentes y de cualquier edad. Al grupo terrorista no le interesaba si eran niños, jóvenes o adultos, solo querían esparcir el terror. Estos asesinos mataban con machetes y hachas a los ciudadanos que no los querían seguir y levantar las armas.

Es doloroso ver que para las ahora autoridades del Perú, no fue suficiente las miles de muertes de miles de personas en el centro del país, especialmente en Ayacucho y en otros departamentos como Lima, Huánuco, Pasco, entre otros.

Este tipo de accionar del presidente, premier, ministros y congresistas, no ayuda para nada a nuestro país. Solo genera más inestabilidad política y como consecuencia, mayor inestabilidad económica y social.

Estos señores, definitivamente, tienen el gran poder de cambiar el rumbo del país, pero se supone que deben hacerlo para bien y no para mal. Dicho esto, parece que el gobierno le está dando más prioridad al tema de la asamblea constituyente que a la misma pandemia y, a la lucha contra la corrupción. Esto es absurdo. Somos muy afortunados de que hasta ahora no se haya dado un rebrote de contagios que dispare la tercera ola, pero eso no quiere decir que no la habrá.

El presidente y los ministros deben gobernar para velar por el bienestar de todos los peruanos, no solo para un sector.

Publicaciones Relacionadas

Rol de los gobiernos

editorahora

Modernizando las ciudades

editorahora

Resistencia a las vacunas

editorahora

Certificado de vacunación

editorahora

El Pucca terminó sacado de la PCM

editorahora

Se conforma comisión anticorrupción

editorahora