27 C
Huánuco
13 agosto, 2020
Actualidad Opinión

Anécdota de un dia que nos pone en alerta

Denesy Palacios Jiménez (*)

Como todos los días, acudió una profesora a firmar su asistencia en su centro de trabajo, allí acuden todos los profesores para firmar. El día viernes se llevó a cabo la jornada de proyectos de investigación, donde los docentes exponen los trabajos que realizan por investigación, llamaba la atención que no se haya invitado a los jóvenes estudiantes, que deberían estar presentes para que escuchen los trabajos que realizan los docentes, y con ayuda de los estudiantes, quienes participan en la recolección de información.

En el salón próximo que sirve de sala de grados, se había programado una charla, que por supuesto la mayoría de los docentes desconocíamos. Pasamos y no dimos mayor importancia al hecho. Resulta que la charla había sido programada por un exdocente, que justo fue separado de la universidad cuando esta vivía quizás una de las épocas más tristes y sangrientas; y por supuesto esa fue la causa de su separación. Esta facultad fue una de las que sufrió la pérdida de un docente a quien acribillaron en plena sala de clases y sufrió la pérdida de varios estudiantes. Han transcurrido más de veinticinco años y este señor se presentó y fue acogido por un reducido grupo de profesores, recién el día lunes la noticia empezó a propalarse sobre dicha charla, pues este señor fue uno de los que presentaron con traje a rayas, y como en el gobierno fujimorista los que se acogían a la Ley de Arrepentimiento, a cambio de la información que diera era liberado y en algunos casos considerados como refugiado político.

Lamentablemente la Comisión de la Verdad y reconciliación no estudió a fondo este caso de la universidad huanuqueña. Y los muertos fueron enterrados sin que se sepa a ciencia cierta qué había pasado o cuál fue el móvil.

Esta profesora le preguntó a uno de los docentes que había estado presente, diciéndole que cómo era posible que tuvieran a un arrepentido como invitado para que tenga audiencia en un ambiente universitario; encolerizado el docente respondió que cómo era posible que se le insultara de esa manera, era como decir prostituta, que por supuesto no venía al caso.

Este hecho de encolerizarse en esa forma, preocupó, no el insulto sino la actitud, e hizo recordar tiempos aquellos, donde para quienes estaban en estos avatares dizque políticos, decir arrepentido o soplón era el peor insulto.

El diario Perú 21 del día lunes 20 de mayo, en un especial que saca sobre los movimientos radicales, nos presenta el artículo de Amet Aguirre y Carlos Viguria: “Las Ideologías Políticas Antisistema proliferan en las regiones del país”, trata sobre los nacionalismos radicales y otros; que se han dado desde la derechización de los partidos políticos, el pueblo peruano hoy vive una de las luchas también más cruentas, que es la afrontar la corrupción, lo que alarma es cómo movimientos como el Movadef está creciendo en varias regiones y dentro de ellas la nuestra.

Esta información, más las actitudes de algunos colegas, hace que nos pongamos en alerta, tengo entendido que se ha normado sobre esto, para que las instituciones educativas no den espacio a este tipo de personajes, pues no queremos vivir la violencia genocida que hemos vivido en la década del noventa.

¿Sabrán nuestras autoridades de lo que está pasando? Porque es momento de decir BASTA a todo esto, como también, debemos decir basta a estos enfrentamientos de exclusión, de las personas que no son allegadas al grupo de poder; preocupa porque si a este señor le están llamando “maestro” nos gustaría saber qué hizo de bueno o de producción intelectual durante los años que fue docente.

Y no usemos la frase de Georges Bernanos: ”El primer signo de corrupción en una sociedad que todavía está viva, es que el fin justifica los medios”, y eso es la falsa democracia queridos [email protected]

Publicaciones Relacionadas

Alcalde anuncia acercamiento con Alvarado

editorahora

98 000 soles gastaron en aniversario de Pillco Marca

adminahora

Monzoninos envasan café tostado natural

editorahora