21 C
Huánuco
30 septiembre, 2020
Actualidad Opinión

BALANCE DE FIN DE AÑO NOS INDICA QUE LA TRABA MÁS GRANDE PARA EL DESARROLLO DEL PERÚ Y SUS REGIONES ES LA CORRUPCIÓN

Hoy estamos [email protected] de que efectivamente es todo un conjunto de reformas relacionadas al sistema de control penal de la corrupción en el país lo que nos va permitir avanzar. Sin embargo, es pertinente señalar que creemos que la lucha contra la corrupción no puede ser enfocada como un asunto meramente judicial. Las medidas preventivas, así como una activa acción ciudadana, son también esenciales para enfrentar en forma eficiente el fenómeno.

La justicia en el Perú no está acostumbrada a tratar con poderosos, ni con fenómenos de criminalidad compleja, como los que debían ser investigados. Ante una administración estatal copada por personas vinculadas a los intereses de la mafia, y sin los mecanismos legales adecuados para enfrentar este fenómeno, fue necesario que se destapara en el extranjero las famosas coimas de las grandes empresas dadas a nuestros gobernantes, autoridades, funcionarios; para que recién algunos jueces y fiscales tomen conciencia para que implementen medidas para combatir la corrupción, como es el caso de la prisión preventiva, o el impedimento de la salida del país, ya Alan García y Alejandro Toledo, en anteriores oportunidades habían logrado salir del país y en el caso del primero regresó, cuando dizque, había prescrito cualquier denuncia en su contra.

Gracias a ello, las investigaciones se están desarrollando con celeridad, asegurando dentro de lo posible la presencia de los investigados, la incautación de bienes y la recolección de pruebas.

Es que en el Perú, la corrupción es estructural y se cree que es un mal endémico, sin embargo, hemos visto que cuando se cree en la verdad hay que luchar para sacarla a luz, y digo esto porque instituciones, gobiernos locales, regionales se ven involucrados en este fenómeno.

Nos preocupa, que en la lucha anticorrupción no se hayan pronunciado las autoridades de la Unheval;  así por ejemplo, el exrector Bocangel sancionado con suspensión en el Congreso, lejos de deslindar, lo acogen como profesor y jurado en posgrado, cuando ha debido merecer nuestro repudio público, por lo mal que ha dejado no solo a nuestra casa superior de estudios, sino  a todo Huánuco.

El pagar para candidatear o para que voten por nosotros, nos habla de una débil democracia; donde el logro más grande lo hemos tenido en el Referéndum; con una abrumadora votación de 85 % para la no reelección de congresistas, y aún más para la conformación de la Junta Nacional de Justicia.

La única forma de contrarrestar es estar vigilantes y exigir rendición de cuentas, a nuestras autoridades electas; y que no sea como vemos en el escenario nacional hijos enriquecidos empoderados liderando movimientos y campañas, todo ello tiene un costo, ¿Quién paga todo ello o de dónde sale tanto dinero?

Pero esa no es la única forma de corrupción, sino cuando no respetamos nuestras normas y queremos acomodarlas a nuestro antojo, solo para que nos beneficie, y no nos atrevemos a levantar nuestra voz organizada, para desenmascarar los atropellos que se cometen y la forma como se vulneran los derechos; esto me trae a colación cuando [email protected] [email protected] son especialistas no para hacer justicia, sino para dilatar o encontrar los vacíos que beneficien a quienes ostentan el poder político y económico.

Esperemos que el mundo privado, ya no se relacione con el Estado a fin de obtener beneficios ilícitos.