17.4 C
Huánuco
19 septiembre, 2020
Image default
Deportes

Boca y River empataron en la primera final

La ida de la final de la Copa Libertadores quedó igualada. La película del superclásico tuvo de todo de arranque. Emoción, con una Bombonera explotada de gente y de pasión. Con un partido que se confirmó que se jugaba recién a las 10.30 de la mañana en Argentina por los veedores de la Conmebol que se abrazaban casi en el medio de la cancha. Pocas veces esa mítica cancha tuvo una vibración tan especial. Goles, porque mientras los analistas pensaban en un partido cerrado, un mano a mano súper equilibrado, tal vez dos 0 a 0, hubo cuatro goles, un resultado cambiante y con los corazones vibrando a pleno (2-2). Accidentes, porque se lesionó Pavón y Boca tuvo que cambiar y empezar a jugar con doble centrodelantero. Y ahora, más incertidumbre que nunca: se define el sábado 24. Recién se sabrá quién es el más grande de América.
River fue mejor colectivamente. Marcelo Gallardo modificó su hoja de ruta con cinco defensores. No sintió su ausencia en la cancha por estar suspendido se lo vio aceitado y con temperamento para levantar dos desventajas. Boca fue gol. El equipo de Barros Schelotto no necesita tanta gestación, de tantas jugadas para romper el arco rival. Wanchope Abila mostró toda su polenta en el primero. Benedetto entró y demostró que tiene un ángel especial. Hizo el 2-1. Aunque en sus pies también estuvo la jugada del 3-1 que falló