19.7 C
Huánuco
18 agosto, 2022

Chupachos, un homenaje musical a Huánuco

Por: Iraldia Loyola

Hace 8 años nacieron en Huánuco Los Chupachos, una banda musical que cultiva el género fusión, pero con identidad huanuqueña. Músicos jóvenes que se embarcaron en el sueño de darle identidad a su trabajo y formar públicos que oigan y disfruten de su música. Con temas cuyos nombres picarescos representan a este valle, ellos han logrado posicionarse en una de las 12 bandas fusión más representativas del país. 

Uno de sus temas más pedidos es el “swing de la pandemia”, fusión entre cumbia y funk que les ha abierto las puertas para ingresar a los hogares del complicado público capitalino. Tema compuesto por Joswen Figueria, director de la banda, quien hoy nos recibe en su sala de ensayos. Aquí la entrevista.

Chupachos, es una banda musical única que cultiva el género de la fusión ¿De dónde parte esta iniciativa?

El proyecto empieza el 2014. Era estudiante del Instituto de Música Daniel Alomía Robles, el profesor Ghandy nos mandó a hacer trabajos de composición. Cuando culminé el tema le hago escuchar a mi papá, y le baciló. Ese primer tema fue Carpish. Entonces dije ¿porque no haces un proyecto más grande? y nació Los Chupachos. Hicimos una producción casera que se llama “Sima a cima” (2018), contiene 11 temas y demoró 4 años en trabajarlo, para mejorar nuestro trabajo fuimos en Nelson Ayala y corrigió algunas partes, grabamos las voces, sonidos y ahí quedó la primera parte. 

¿Dónde se presentan por primera vez?

 Cuando terminamos el disco, ese disco nos lleva a nuestra primera presentación que fue en el Festival de Jazz Huánuco 2018, ahí tocamos temas instrumentales como “Carpish”, “Llanto del Pillco”, “Cumbia de los Chupachos” y “Niña soy”. En el 2019 tuvimos un par de presentaciones, en adelante grabamos la segunda producción, grabamos un tema de mi hermano que se llama “Agua”, “Extraterrestres en Kotosh” y “Carnavaleando”, que es un tema con estructura de música huanuqueña. En esa etapa avanzamos 3 canciones más de fusión con la cumbia y nace “La cumbia de los Chupachos”, “Clima tropical” y un tema más movido que se llama “Juanes con tacacho” alusivo a la selva. Y mi hermano compuso una fusión con saya “Gozando caporal”, estos son los últimos que grabamos el año pasado. Entonces ya teníamos casi un disco con temas tradicionales dedicados a la sierra y selva. Ya en el 2021 nos invitaron a festivales virtuales, como el Antifil, el virtualton, etc. Después de eso nos contactan los cafés, restobares para hacer conciertos presenciales, ahí íbamos generando aceptación del público, que se estaba adaptando a escucharnos. En los conciertos no importa cuánta gente esté (bastante o poco) lo que importa es que reacción tienen, como nos recibe. 

¿Porque eliges ese género para empezar?

 Por qué nadie más lo hacía, nadie se atrevió desde un inicio. Como sabemos la música evoluciona, yo no me conformo con lo que hago, siempre soy curioso y muy experimental para las cosas. Entonces cuando “Extraterrestres en kotosh” llega al público, tuvo acogida, incluso llegó a ser parte de listas de Spotify en festivales y eventos de Lima. Eso le daba un cierto rango, y después llegó la pandemia. 

¿Cómo definimos a los Chupachos?

Como una banda de fusión andino – amazónico.  Chupachos, nace como un homenaje a esta civilización que hubo antes en el valle del Pillco. Ellos son los que reciben al Huánuco nuevo. Esos guerreros valientes, quizás le hubiésemos puesto otro nombre, pero queríamos representar nuestra cultura. Por eso nuestros temas también son alusivos a Huánuco.

Es complicado que un grupo pueda surgir con trabajos de contenido regional ¿cómo ha sido ese proceso?

Tomó su tiempo, al inicio es difícil que la gente se adapte al estilo, han colaborado a que nuestros temas se popularicen las radios, como: Sabor mix, Unheval, La Kabaña, etc. Eso es bueno y me alegra bastante, y lo que ha ayudado enormemente es el internet. La canción más sonada en Spotify es la “Cumbia de los Chupachos” y después el “Swing de la pandemia”.

Hablemos del concurso del “Versus de la fusión”.

Estar en las plataformas virtuales, es un mercado bastante importante para un artista. Al ver el afiche oficial de este evento, decidí participar.  Seleccionaban a 12 de 100 bandas de todo el territorio peruano. Fue una alegría para el grupo, estar dentro de los 12, es un gran logro. Ahora nos toca pasar otra etapa, aquí empieza el versus. En Lima nos vamos a enfrentar a la banda La Perucha Sound. Por motivos de fuerza mayor se ha reprogramado para el mes de agosto. Estamos trabajando y ensayando para poder representarlos como se debe.

¿Cómo se sostiene una banda en estos tiempos?

Para mantener un grupo lo primero es la confianza, el trabajo serio (creación de partituras y cifrados). En Huánuco es muy difícil trabajar de esa forma, no todo el mundo tiene esa condición.  Somos pocos los grupos consolidados con canciones propias.

Háblanos del proceso de composición de los temas de la banda

Mis composiciones fueron lentas, y con su alta dosis de investigación. Por ejemplo, El llanto del Pillko nace de una exposición de don Numitor Hidalgo, sobre la existencia real del ave. Me llamó bastante la atención, si existió, el Pillko llora porque extraña el Huánuco de antes. Una vez que imagino la melodía la aplico al instrumento, y de ahí recién va a la computadora, ese proceso me toma de unas dos semanas a un mes. Carpish tomó más tiempo porque estaba empezando.

¿Cómo hacemos para entender este trabajo?

Las canciones instrumentales la gente tiene que imaginárselas, primero pensar en el nombre. Por ejemplo “Extraterrestres en Kotosh”. hay personas que sí entienden y otras que lo ven como una melodía más. A veces cuesta entender la música y analizarla. Entonces hay que culturizar a la gente, hay que entender que la música peruana existe, este es un proceso de largo plazo, que no sabemos cuándo va acabar. Puede ser que la música peruana evolucione (que ya está en ese proceso), pero también es, como lo va tomar la gente y eso no se sabe hasta que los acercas a la música. 

¿Dentro de la fusión es necesario tener identidad?

Pienso que sí, es necesario. Lastimosamente, hay gente que no lo ve así, respeto su opinión, pero no la comparto. ¿Pero cómo hacerlo? Tenemos un modelo claro, la Shactería llevó a los festivales más grandes a nuestra bebida bandera, que es la Shacta. Chupachos es llevar la fusión con identidad huanuqueña, pero tomando en cuenta que la gente lo entienda y disfrute, esa es la importancia de llevar a Huánuco con nuestros huaynos y carnavales. Si o si tenemos que hacer algo, es nuestra tarea principal. No nos quedemos con las manos cruzadas. El objetivo no es ser una banda más del montón, si no, darle identidad, al estilo Chupachos. Creo que eso es posible, solo es cuestión de creatividad.

Publicaciones Relacionadas

Rehabilitación de la carretera Puente Rancho-Chaglla-Rumichaca beneficiará a 60 mil vecinos

DA30

Joven que acuchilló a obrero podría ir a prisión

EditorAhora

Volquete arrolló y mató a hombre en carretera Huánuco – La Unión

EditorAhora

Seis años de cárcel para sujeto que cometió tocamientos a niñita

EditorAhora

Dictan prisión preventiva para joven que se sobrepasó con colegiala

EditorAhora

Antonio Pulgar: Modernizaremos el Mercado Modelo de Huánuco

EditorAhora