17.9 C
Huánuco
29 noviembre, 2021

¿Consumimos agua contaminada?

La planta de tratamiento de la ciudad de Huánuco consume el agua del río Higueras por más de 50 editoriaños. El ingreso se da a través de un canal rústico que alimenta la línea de captación de agua, dirigida hacia la planta de Cabrito Pampa. Estamos hablando de una planta de tratamiento de agua que fue construida para la época y población en su momento. Han pasado más de 50 años.

La población definitivamente ha crecido, tanto de manera rural como urbana. Es más, muchas familias se han ubicado cerca del río, hacia donde arrojan sus desechos. La depredación también ha jugado un papel importante, al igual que la explotación minera formal e informal. A eso se suma el cambio climático que está disminuyendo el caudal de los ríos.

En resumen, esta planta de tratamiento nos está dotando de agua aún con sus tremendas limitaciones, pero se necesita de una urgente ampliación y remodelación de la planta.

Se tienen que adoptar tecnologías de la época, de nuestra época, maquinarias más óptimas y equipos sofisticados que nos permitan identificar mediante sensores, de manera inmediata, si el agua ha sufrido alguna alteración. A estas alturas, no podemos estar fiándonos todavia de que si el agua cambió de color recién, hay contaminación. No esperemos a que haya una tragedia.

Entendemos que en el Estado todo tiene un procedimiento altamente burocrático, pero un proyecto tiene que hacerse.

Asimismo, es importante, que instituciones como la Digesa monitoreen y supervisen a través de muestras diarias, el agua que consumimos. Desde que sale y entra a la planta de tratamiento.

Realmente no sabemos qué clase de agua estamos consumiendo. Es importante preguntarse si la empresa china CR20 ha arrojado otros productos contaminantes que hayan pasado desapercibidos. No sería la primera vez que hemos estado consumiendo agua contaminada.

La responsabilidad de CR20 es innegable, y sin embargo, no demuestran ninguna intención o compromiso para mejorar el trabajo que realizan. Las quejas contra ellos siguen en aumento y parece no interesarles.

Por otro lado, los colegios profesionales viven aislados de la realidad regional, no se pronuncian ni menos reaccionan ante las dificultades de la región.

Como lo dijo el fiscal de medio ambiente, sin las muestras de laboratorio no se podrá realizar una denuncia sólida hacia la empresa responsable del envenenamiento del río.

Publicaciones Relacionadas

Provechosa reunión de autoridades pro-agua para Huánuco

editorahora

La limpieza de las quebradas

editorahora

El puente de S/ 31 millones

editorahora

Patada al maestro

editorahora

Huánuco parece una piñata

editorahora

Las disculpas que no cambian nada

editorahora