19.2 C
Huánuco
1 diciembre, 2021

CRISIS, ECONOMÍA Y OPORTUNIDAD

Escrito por: Willy Marcellini Ramírez 

“Ojo a las situaciones inesperadas. En ellas se encierran a veces las grandes oportunidades”. (Joseph Pulitzer)

En el Perú, no cabe duda de que, la pandemia del Coronavirus, la crisis e inestabilidad política reciente, por temas electorales, ha mellado mucho la economía de nuestro país. Por un lado, la pandemia con estragos por la pérdida de familiares, amigos y la afectación de los ingresos de las familias, ya sea por la pérdida de puestos de trabajo, por la reducción laboral o el cierre de negocios y/o la quiebra de sus propios negocios, y por otro lado, la crisis e incertidumbre política que también ha tenido incidencia en el deterioro económico reciente.

Si bien, la economía peruana muestra una recuperación en el segundo trimestre de este año, según datos reportados por el INEI (Instituto Nacional de Estadística e Informática), impulsada principalmente por el reinicio de las actividades económicas, la flexibilización de las restricciones y el avance del proceso de vacunación contra la COVID-19; éstas aún no superan los indicadores prepandemia, es decir, los resultados registrados en el segundo trimestre de 2019. En tal sentido, con un futuro incierto, por ahora, y de lenta recuperación económica, no pasa desapercibido que alguien se pregunte ¿Cuándo o cómo saldremos de la crisis?

Para contestar esta pregunta, por el lado económico, primero debemos responder a qué se refiere con salir de la crisis. 

En los medios de comunicación nos pueden decir que económicamente estamos mejor porque el primer trimestre el PBI (acrónimo de Producto Bruto Interno) ha sido positivo en 3.8%, en el segundo trimestre 41.9%; pero no perdamos el enfoque, considerando que esta última cifra resulta de comparar los resultados del segundo trimestre del 2021 con los resultados del segundo trimestre del 2020, año donde la pandemia hacía estragos de nuestra economía que decreció drásticamente. 

Por tanto, que el PBI haya crecido no nos asegura que se ha superado la crisis. Hay variables como el empleo que deben mejorar para decir que se está en un proceso de superar la crisis; la demanda interna, el consumo del gobierno y las inversiones principalmente deben incrementarse de manera sostenida para salir de esta crisis. Dicho esto, podemos inferir que, si el PBI crece de forma sostenida en un porcentaje sobradamente alto para generar empleo, tendríamos cierta certeza de que la economía está creciendo. Por el lado de los fallecimientos es plausible el notable descenso de las muertes por el virus.

Entonces ¿Qué es el PBI?

El PBI es el valor monetario total de la producción de bienes y servicios en un país en un periodo de tiempo. Dicho de otro modo, es una forma de valorar la capacidad productiva de un país, tanto de bienes como de servicios. Conocer los factores de qué depende el PBI nos permitirá entender las políticas económicas que ejecuta un gobierno con el fin de sacarnos de la crisis o, dicho de otro modo, entender las medidas de reactivación económica implementadas para contrarrestar los impactos de la pandemia.

¿De qué factores depende el PBI?

PBI = C + I + G + (X-M)

 

C es el consumo privado nacional, I la inversión privada, G el gasto público y (X-M) la diferencia entre lo que un país exporta e importa o el resultado neto del comercio exterior.  Este método se denomina el método del gasto, y es el más conocido para calcular el PBI basado en las demandas finales de bienes y servicios en un momento dado.

¿Qué puede hacer el gobierno para sacarnos de la crisis aumentando el PBI?

En esta crisis el consumo privado C y la inversión I se han visto afectados de manera drástica, por tanto, el gobierno podría crear incentivos y escenarios que sean favorables para el consumo interno, la inversión privada y favorecer las exportaciones. También, podría aumentar el G a través de políticas de gasto público, pero este gasto público debe ser productivo, de largo plazo y que establezcan mejoras competitivas. El país tendrá un crecimiento sostenido para salir de la crisis, si los bienes y servicios que produce le permiten crecer a largo plazo en los distintos sectores que sean intensivos en mano de obra calificada, y se producen bienes y servicios de alto valor añadido.

¿Es eso suficiente?

No, no lo es. Dados los rápidos cambios y la interconexión del mundo, debemos dar respuestas adecuadas y rápidas a los problemas, siendo proactivos y no reactivos, aprovechando la crisis como oportunidad, en la medida de lo posible anticipando y tomando acción antes que sucedan las cosas. Quizás cuestionando la fórmula anterior, lo establecido, la manera de cómo se están haciendo las cosas, rompiendo paradigmas; ineludiblemente lo único permanente es el cambio y para eso debemos actuar con una lógica distinta, creativa e innovadora. Como decía Peter Druker: “El mayor peligro en tiempos de turbulencia no es la turbulencia, es actuar con la lógica de ayer”.

Tomemos conciencia sobre un tema de nuestra realidad, referida permanentemente en los medios de comunicación, crisis y crecimiento económico, pero poco conocida pese a afectar nuestra economía, nuestras actividades y problemas cotidianos.

Publicaciones Relacionadas

KOTOSH, UNO DE LOS CENTROS CEREMONIALES MÁS ANTIGUOS

editorahora

El futuro del país

editorahora

CONOCIMIENTO E IDENTIDAD

editorahora

El silencio ya no es una opción para las mujeres que informan

editorahora

LA REINVERSIÓN PARA GENERAR VENTAJA COMPETITIVA EN LOS NEGOCIOS

editorahora

EL DISCURSO QUE NO LEÍ

editorahora