19.7 C
Huánuco
18 agosto, 2022

El peruano no es ocioso

El presidente Pedro Castillo en una de sus tantas expresiones desafortunadas dijo hace poco: “La hambruna les va a dar solo a los ociosos”. O sea, según Castillo, la hambruna, que está amenazando al mundo, si llega al Perú va a ser solamente porque hay ociosos en el país, y no porque su gobierno no tomó las medidas necesarias de prevención para que la agricultura familiar no se vea afectada.

Recordemos que más del 90 % de la agricultura en nuestro país es familiar. Todos los mercados, o casi todos, dependen de este tipo de agricultura. La cual también es básica para millones de familias. 

Y para que se continúe abasteciendo los mercados, el uso de fertilizantes es necesario. Sin embargo, nuestro país tiene un déficit de más de 180 000 toneladas métricas de fertilizantes, como sabemos a causa de la escasez generada por la guerra entre Rusia y Ucrania. 

Entonces, ese comentario tan desacertado de Castillo es absurdo. Castillo se olvida que es el presidente de la República y que debe regirse por reglas de formalidad y transparencia. Sin embargo, él parece creer que puede seguir con el comportamiento informal y sin dar cuenta de sus actos a nadie.

En su discurso se sigue victimizando por ser provinciano, lo cual a estas alturas del partido ya está de más mencionarlo. Los provincianos en nuestro país sumamos más de 20 millones de personas y no podemos estar perdiendo el tiempo pensando y hablando si eso le gusta a alguien o no.

El exabrupto del presidente es una ofensa a éste, que él llama su pueblo. Sus constantes viajes y consejos de ministros descentralizados, al parecer, solo pretenden ocultar su incapacidad para gobernar. 

Lo que es peor, acostumbra a llegar al final de las reuniones únicamente para la foto, no queremos pensar que le aburre escuchar las necesidades de su pueblo. Eso demuestra el poco compromiso y desidia que tiene para con los ciudadanos.

Su discurso se ha convertido en el populismo barato, del que él está acostumbrado.

Posiblemente, este señor nunca en su vida ha trabajado, no lo sabemos. Se conoce que la mayor parte de su vida como docente ha sido en la dirigencia y no en las aulas.

Un dato curioso del presidente que decía, “no más pobres en un país rico”. En marzo de este año, Palacio de Gobierno adquirió 86 toneladas de carnes finas,  mientras que el resto del Perú muere de hambre.   

Publicaciones Relacionadas

Sigue el reparto de cheques

EditorAhora

Pachitea despensa nacional

EditorAhora

Vende humo

EditorAhora

Feliz aniversario Huánuco

EditorAhora

Fortalecer la seguridad

EditorAhora

Nulidad de papeletas

EditorAhora