17.8 C
Huánuco
10 abril, 2021

EL RETO DEL PERÚ: CRECER ECONÓMICAMENTE O SEGUIR EN LA POBREZA

  Escrito por: Efraín ESTEBAN CHURAMPI (*)

  1. TRES SIGLOS DE COLONIA Y DOS SIGLOS DE NEOCOLONIA

El Perú fue el país con mayor sometimiento colonial en América del Sur. La colonia se ha enraizado en nuestro país más que en cualquier otro. Por eso, el espíritu colonial aún persiste entre nosotros, siendo uno de los lastres la superficialidad, por lo que nos concentramos en las formas, no en el contenido; en la apariencia, no en la realidad. Fueron tres siglos de dominación colonial; después, dos siglos de república, próximos al bicentenario de la proclamación de nuestra independencia nacional. En esencia, fueron dos siglos de neocolonialismo: formalmente libres, realmente dominados, ya no por el imperio español, sino por el americano.

 En nuestro país neocolonial, una vez más, se desarrolla la campaña electoral. La historia se repite: los candidatos ofrecen de todo un poco, sin centrarse en los aspectos esenciales del crecimiento económico y desarrollo nacional. Están concentrados en sus intereses personales o de grupo, dejando de lado los verdaderos intereses nacionales. Para la gran mayoría de políticos no se cumple el lema: El Perú primero. Para ellos primero son los intereses de ellos mismos y los suyos (la vacunación secreta es apenas una señal). Carentes de amor por la patria, marcados por el espíritu colonial, llenos de egoísmo, no están preocupados del lento crecimiento y desarrollo limitado del país. A estos políticos “acriollados” no les interesa realmente nuestro país.

 CRECIMIENTO ECONÓMICO O POBREZA

En nuestro país no existen opciones: La única opción es crecer o crecer. Los economistas Barro y Sala (2009, p. 6) señalan: “El crecimiento es probablemente el factor que por sí solo tiene una mayor influencia sobre los niveles de vida”. Si un país crece sostenidamente, produce mayor empleo, mayores impuestos para el estado, mayores ingresos para la población. Entonces generamos más riqueza nacional. El Producto Bruto Interno (PBI) crece, por lo tanto, el presupuesto para infraestructura productiva, salud, educación, investigación, ciencia y tecnología, se elevan. Actualmente el PBI Real del país es aproximadamente medio billón de dólares; con un crecimiento sostenido entre 8 y 10 % anual, durante unos 10 años, estaríamos duplicando nuestro PBI, para llegar al billón de dólares. El reto del Perú es: Crecer económicamente o seguir en la pobreza.

 III.  EL SECRETO DE PAÍSES EXITOSOS: LA INDUSTRIA

El secreto del crecimiento económico está en la industria, en darle valor agregado a los productos primarios. En Inglaterra se dio la gran revolución industrial, a partir de mediados del siglo XVIII, convirtiéndose en potencia mundial. Después, Estados Unidos de Norte América, que se independiza realmente, toma el poder en sus manos para convertirse en una gran nación y en una nueva potencia mundial, en base a la industrialización. Durante el siglo XX ha logrado consolidar su hegemonía utilizando dos estrategias fundamentales: En lo económico, a través de la industria exportadora; en lo político, a través de la inteligencia político militar. Por ejemplo, tuvieron una magnífica estrategia frente a la 1ra. y 2da. Guerra mundiales: Lograron más, dando menos; interviniendo en las guerras en el momento oportuno. Cabe destacar también la estrategia de Japón, que después de haber sido aplastado y arrinconado en la segunda guerra mundial, logra levantar cabeza. Si bien militarmente no se recupera, económicamente sí, creciendo sostenidamente y convirtiéndose en la segunda potencia mundial. Desarrolla una hábil política de alianzas, precisamente con su propio agresor: EE. UU. (Hiroshima y Nagasaki). Geopolíticamente Japón era el aliado perfecto para EE.UU. en Asia. En todos estos casos, con la industria exportadora.

Actualmente existen los llamados países emergentes. Aquí destacan tres países orientales: China, India, Indonesia. Estos países crecen rompiendo esquemas imperiales, que Perú los convirtió en dogmas. Estos países emergentes también entendieron que el único camino al desarrollo es la industria. China es hoy día la primera potencia mundial con un PBI Real de 27.3 Billones de Dólares, mientras que EE. UU. alcanza 21.3 Billones (FMI, 2019). Rompiendo paradigmas, China tomó una decisión histórica: Políticamente comunistas, económicamente capitalistas. El líder de las reformas económicas, el visionario Deng Xiaoping, sostenía: No importa el color del gato, lo importante es que cace ratones (No importa el color del modelo, lo importante es que funcione, que sea eficiente). India se ubica en el tercer lugar, habiendo superado a Japón. Rusia ocupa el sexto lugar, pisándole los talones a Alemania. En el sétimo lugar se encuentra Indonesia (otrora país pobre), por encima de Inglaterra y Francia. Todos estos países han impulsado su crecimiento y desarrollo, mediante la industria exportadora. En cambio, en nuestro país, gobernado por “virreyes” y “criollos” (con mentalidad colonial), se da el saqueo de nuestros recursos naturales, sin valor agregado. En Puno se descubren grandes yacimientos de Litio y Uranio, que serán exportados, en bruto, por empresas extranjeras, con míseros impuestos.

  1.           GOBIERNO MEDIOCRE O GOBIERNO PARA EL CRECIMIENTO

Necesitamos un gobierno fuerte que inicie el camino para acabar con 200 años de neocolonialismo. Este es el momento preciso: El imperio americano se cae y esto es irreversible. El factor externo es clave para toda nación. En 1945 Japón fue bombardeado por Estados Unidos de Norteamérica; en 1949 triunfa la revolución china, que era sometida precisamente por Japón. En plena I guerra mundial (1914 -1918), el Zar Nicolás II, de Rusia, queda muy debilitado; mientras triunfa la Revolución Rusa en 1917. Una coyuntura favorable para la independencia sudamericana fue la crisis de la monarquía española (1800-1808) y las guerras napoleónicas (1802-1815). Un factor principal de la independencia norteamericana (1775 – 1783) fue el agotamiento del imperio inglés (conquistó 13 colonias, que no pudo controlarlos); además, el apoyo de Francia fue decisivo.

Actualmente, se encuentran dos poderes por la hegemonía mundial: EE. UU. (en declive) y China (en ascenso). La lucha de clases nunca fue determinante; la lucha entre poderes, sí. En el pasado no fueron los esclavos los que derrotaron a los señores esclavistas, ni los campesinos a los señores feudales. Tampoco ahora los obreros derrotarán a la burguesía. Los señores esclavistas (amos viejos) fueron derrotados por los señores feudales (amos nuevos); después, los señores feudales (viejos amos) son derrotados por los burgueses (nuevos amos). Actualmente el imperio americano (poder en caída) está siendo derrotado por China (poder en ascenso).

El Perú necesita una decisión histórica: Señalar la visión de país, el modelo de desarrollo. La Economía Social de Mercado es una doctrina, no un modelo. Los modelos opcionales son: Primario Exportador o Industrial Exportador. Finalmente, el presupuesto público tiene que estar distribuido tomando como objetivo el desarrollo nacional: Mejorar la infraestructura productiva (carreteras, puertos, aeropuertos, canales de irrigación, zonas turísticas, etc.), minimizar el gasto corriente, eliminar las consultorías estériles, maximizar la inversión pública. El estado tiene que pensar en el Perú y negociar no solo mejores condiciones para la inversión privada, sino también pensar en el desarrollo nacional. Por ejemplo, una regla de oro: ninguna materia prima del Perú debe salir como tal: en bruto (eso embrutece), sino dándole el mayor valor agregado posible. Los gobiernos regionales y locales deben concentrarse en impulsar el crecimiento económico en sus regiones y provincias, para mejorar el nivel de vida de sus habitantes.

(*) Doctor en Economía, Magíster en Política Económica, Ex Rector de la UNAS.  (www.perupropuestas.com)

Publicaciones Relacionadas

Desestatizar la educación

editorahora

Agüita de río

editorahora

LA FUNCIÓN PEDAGÓGICA DE LA LITERATURA

editorahora