fbpx
18 C
Huánuco
7 agosto, 2020
Actualidad Opinión

ELEGIR BIEN NO CUESTA NADA

Nuestro país está malherido; agoniza en el fango hediondo de la corrupción. Y cualquier cosa, por muy pequeña, que se haga para extirpar ese tumor maligno servirá para curar a esta patria exhausta.

Y una de las cosas que un ciudadano responsable puede hacer, es saber elegir bien, pensando con el cerebro y no con el bolsillo ni con el estómago.

Huánuco, por ejemplo, no siempre ha tenido congresistas de vergüenza. En su momento (y no porque todo tiempo pasado fue mejor) los huanuqueños hemos sabido elegir con cierta decencia y dignidad. Hemos priorizado en los candidatos su sapiencia, su profesionalismo, su palabra justa y sabia como argumentos válidos; hemos tenido en cuenta su pasado y su experiencia. ¿Qué nos ha pasado, ahora, que elegimos a cual peor?

No olvidemos que alguna vez elegimos como senador de la República a un José Vara Llanos, hombre comprometido con su pueblo, historiador y polemista de fuste, abogado independiente, valiente y atrevido en momentos duros. También elegimos a Carlos Showing Ferrari, médico incondicional de los más necesitados, hombre probo que jamás tocó un solo real del estado, inteligente hasta cuando no hablaba. Asimismo, elegimos a Javier Pulgar Vidal, investigador, intelectual de polendas, hombre cuya palabra servía como fuerte influencia para cualquier ciudadano.

Es decir, no siempre fuimos sordos, mudos, ciegos e ignorantes cuando de elegir se trataba. ¿Cuándo cambiamos para mal?

¿Cómo explicar la elección de tantos cleptómanos, casi casi bandoleros, que apenas se sentaban en su sillón congresal y ya empezaban a embaucar a su pueblo, contratando fantasmas, mochando el sueldo del personal a su cargo, conchabándose con los más ratas, y obedeciendo sumisamente cuando le pedían levantar la mano?

¿Por qué todos estos últimos años, en cada periodo electoral, aparecían con su regalito entre las manos individuos que, básicamente, eran (y son) mercachifles de la política?

Y sobre todo, ¿cómo es que nosotros creíamos en ciertos impresentables a tal punto que lo condecoramos eligiéndolos como nuestros representantes?

Y si exagero, busquemos un solo nombre que desde 1980 sea digno de ser recordado. Busquemos un solo nombre que ha descollado por su honestidad, su franqueza y por no formar parte de bandas políticas dedicadas exclusivamente a delinquir, haciendo un daño irreparable a la patria. Es triste decirlo, pero no encontramos ni con lupa.

Abundan, eso sí, los truhanes, los avispados, los avivatos, los casi delincuentes que gobernaron y quisieron gobernar solo pensando en proteger sus turbios intereses. De esos hay a montones y poner sus nombres en estas líneas resultaría hasta una obscenidad; una afrenta a este pueblo. Mejor es olvidarlo definitivamente, como un trago amargo, como una pésima experiencia.

Porque como todos sabemos, una elección no es un recreo; no es una distracción de un domingo cualquiera. En una elección ponemos en juego, responsable o irresponsablemente, el futuro de nuestra ciudad, de nuestra región, de nuestro país.

Y como comprenderán, elegir bien no cuesta nada. O mejor, no cuesta tanto. Solo requiere que el ciudadano haga uso de su cerebro; ponga en una balanza imaginaria los pro y los contra; lo bueno y lo malo de cada candidato. Tengamos en cuenta su pasado (si es sinuoso y arribista, rechacémoslo inmediatamente); también su presente, haciéndonos una simple pregunta: ¿Qué ha hecho tal o cual candidato a favor de Huánuco a lo largo de su existencia?

Si no hizo nada en toda su vida, si está apareciendo como por arte de magia solo en estos momentos electorales, creen ustedes que mañana hará algo. Y si ya fue dirigente, autoridad o funcionario, preguntémonos ¿qué de bueno ha hecho este ciudadano para merecer nuestra confianza? Plantearnos estas preguntas, nos haría mucho bien al momento de elegir. Así no caeríamos en el eterno hoyo del que no podemos salir jamás.

 

Publicaciones Relacionadas

Abogado fue jurado de tesis doctoral de fiscal Rodolfo Vega

adminahora

EsSalud cerca de conseguir terreno para hospital

adminahora

¿Cuál es la mejor casa de apuestas de Perú?

editorahora