15.4 C
Huánuco
26 septiembre, 2020
Actualidad Opinión

EMPRENDIMIENTO, COMPETENCIA Y DIFERENCIA

Econ. Vladimir Santiago Espinoza

Según Produce, en 2012 Huánuco registraba 20 261 Mipymes formales (micro, pequeñas, medianas empresas), con crecimiento promedio anual de 8.6 %, en 2016 llegó a 28,143 Mipymes formales. En 2017, Huánuco, se ubicaba en el puesto 17 en términos de cantidad de empresas a nivel de todos los departamentos, representando el 1.5 % de la actividad empresarial nacional, por encima de Ucayali, Ayacucho, debajo de Tacna, Loreto, San Martín como los más cercanos a alcanzar.

Como puede observarse en el mapa empresarial, Lima alberga 45.8 % del total de Mipymes formales que hay en todo el país. A pesar de que 28 mil suene importante, en términos nacionales no significa nada representativo. Sin embargo, en términos del departamento hay que destacar la visión empresarial que tienen cada día más huanuqueños, quienes con su atrevimiento se sumergen a un entorno complejo que requiere no solo empirismo, sino también, preparación técnica, conceptual y humana.

El Estado está dejando de ser una opción esperanzadora laboralmente hablando, ello por las razones conocidas como tráfico de influencias, corrupción y otros, entonces, son los emprendimientos la alternativa próxima.

Los economistas hemos estudiado que el aumento de empresas permite el incremento de la oferta, generando en el mercado una oportunidad de disminución de precios, siempre y cuando la demanda permanezca constante, empero, la demanda está resultando tan dinámica, que está provocando en algunos casos el empoderamiento de precios.

Es la competencia mala, podríamos preguntarnos, lo dudo, por el contrario, para el verdadero emprendedor quien está acostumbrado a soñar y superarse, es una brillante oportunidad para ser cada vez mejor. Hay quienes se han lamentado por la competencia, y han cerrado, pero hay quienes han hecho una apuesta por la diferencia en el producto o servicio, consolidando su actividad en el mercado.

Porter, en sus libros de Ventaja competitiva, ha definido como estrategia la diferenciación, siendo el pilar fundamental el conocimiento de los consumidores y competidores. Los resultados, sostiene el autor, puede estar por encima del promedio.

Finalmente, el problema no está en la capacidad de gasto, por el contrario, cada mes la demanda de bienes y servicios es mayor, así lo demuestran los indicadores de competitividad que registran un incremento del gasto mensual de las familias. El tema no son problemas económicos globales, sino son temas microeconómicos que deben ser abordadas por las empresas con marketing, estudios constantes, asesoría, entre otros.