19.3 C
Huánuco
16 mayo, 2022

ENTRE TUS BRAZOS

Por Arlindo Luciano Guillermo

En Omar Majino y María Haydeé Guerra, la música tradicional huanuqueña tiene a dos apasionados cultores y difusores cuyo primer aporte innovador y relevante es el disco-objeto titulado Entre tus brazos que reúne nueve canciones. No hay duda que Huánuco tiene música propia, rápidamente identificable por contraste, y músicos profesionales de gran performance. Omar Majino es egresado del I.S.M. Daniel Alomía Robles; María Haydeé Guerra, de la PUCP. La experiencia y sapiencia del guitarrista Omar, con larga trayectoria y reconocimiento, se junta a la vital juventud y prodigiosa calidad interpretativa de María Haydeé. Este trabajo merece admiración, gratitud y valoración.   A diferencia de lo que afirmaba Esteban Pavletich, en Autopsia de Huánuco (1937) –Huánuco “aliterato y antiartístico”– hoy se puede decir categóricamente que la ciudad de Huánuco es emporio inagotable de artistas y escritores de gran talla. El 31 de noviembre, desde hace varios años, se celebra ininterrumpidamente el Día de la Canción Huanuqueña, en merecida recordación del aporte musical y cultural innegables de Andrés Fernández Garrido. 

El título del disco-objeto procede de un verso de la fuga del huayno tradicional, con el que sentimos identificación y orgullo cultural, aquel que provoca nostalgia y deseo de regresar a Huánuco: Cuando salí de mi tierra. “Hoy que regreso  /  mi corazón busca tu amor  /  nuevamente  /  y entre tus brazos quiero admirar  /  el cielo azul de mi tierra”. El catálogo informativo, ilustrado con cuadros pictóricos de apreciados artistas plásticos, contiene un cancionero antológico de melodías huanuqueñas, singulares, con personalidad cuajada en la tradición, en la audición pública y en la difusión: Huanuqueño soy, Cuando salí de mi tierra, Ojitos negros, Arroyito, Vivir sin ti, No lo digas, Quiero morir, Adiós, cariño y A la vida le he pedido. Hay una muliza, dos chimaiches, tres yaravíes y tres huaynos; todos pertenecen al acervo de la música tradicional huanuqueña. Es, sin duda, un muestrario o antología representativa para demostrar la existencia, vigencia y trascendencia de la música huanuqueña. La caja de cartón biodegradable (actitud ambiental) incluye un catálogo cancionero, un pequeño caballete y una guitarra minúscula con USB; no hay CD. En la cara del disco-objeto se visualiza un código QR que, al ser escaneado con un Smartphone, conecta con el Facebook, YouTube, Instagram y Spotify de Omar y María Haydeé desde donde se puede escuchar las canciones del USB. Esta innovación motiva el interés por la música huanuqueña.       

Las nueve canciones pertenecen íntegramente a la música tradicional huanuqueña. Aparte de las particularidades melódicas e interpretativas (yo ignoro eso, pero deleito), la música tradicional huanuqueña posee un poderoso lenguaje poético y tono peculiar. En la muliza Huanuqueño soy (Daniel Alomía Robles) hay estos versos: “¡Huanuqueña es mi alma! / ¡Huanuqueño es mi pensamiento  /  ¡Huanuqueño es mi amor!” Cuando salí de mi tierra, junto a Yo soy un Pillco Mozo de Isaac Villanueva, es una melodía emblemática, de identidad cultural y pertenencia geográfica. Los yaravíes Ojitos negros, Vivir sin ti y Quiero morir merecen algunas precisiones. 1. Es un género musical tradicional poco apreciado y cultivado y en “riesgo de desaparición”, si no hay acción inmediata como los trabajos de Omar y María Haydeé; 2. Pertenece a tres momentos diferentes de la historia musical: Ojitos negros (anonimato y literatura oral); Quero morir de Enrique L. Vega, principios del siglo XX; y, Vivir sin ti corresponde a hogaño. Quiero morir es un yaraví que aparece en la comedia Entre gallos y medianoche de Enrique L. Vega, estrenada en Huánuco en 1915, que consta de tres estrofas de catorce versos pentasílabos.  El Quiero morir del disco-objeto procede de una partitura del propio Enrique L. Vega con menor número versos, con el añadido de la fuga, cuya música pertenece a Omar Majino y letra a María Haydeé. El huayno Arroyito de Pepe Zevallos es un canto al sentimiento amoroso, la naturaleza y la picardía. Vivir sin ti es un yaraví de ingratitud, desdén, desengaño y fatalidad sentimentales. No lo digas, de Pepe Zeballos, revela el dolor que puede causar la ruptura amorosa. El chimaiche Adiós, cariño de Gumersindo Atencia es una sentida elegía por la mujer amada. A la vida le he pedido de Andrés Fernández Garrido es un huayno emblemático de escasos tres cuartetos donde se exalta el afecto y la idolatría por la mujer.     

En las canciones del disco-objeto no solo están visiblemente Omar Majino y María Haydeé y Vilma García (en alguna interpretación), sino también músicos, diseñadores, empresarios, una sola institución pública (Mphco) y pintores de la factura de Israel Tolentino, Francisco Palomino o William Huasco cuyos nombres están estampados en el catálogo. En el café D’Garay, en un ambiente de la Cámara de Comercio de Huánuco, nos reunimos con Omar y María Haydeé. Ahí charlamos, con café de huerta y retinto de por medio, sobre el disco-objeto. Es admirable la ejecución de la guitarra de Omar Majino: habilidad dactilar y maestría musical que exhibe cuando, concentrado y sin mirar a nadie, coge el instrumento; así como la voz de mezzo soprano pulcra, correctamente vocalizada y adaptable, con naturalidad y sin impostura, a la música tradicional. Empatía, simbiosis musical, apasionamiento. Ambos conforman un dúo pertinente para dotar a los huaynos, yaravíes y mulizas un plus novedoso y singular.

Mientras haya músicos con firme compromiso, alto desempeño profesional y pasión artística, la música tradicional huanuqueña estará vigente, fresca, lozana, vigorosa y con garantía de larga vida en las generaciones siguientes. El disco-objeto Entre tus brazos es el despegue de la difusión de la música tradicional huanuqueña con uso de tecnología, innovación y mayor acceso para escucharla. La tradición, la modernidad e innovación pueden coexistir y dar grandes resultados. Entre tus brazos está la demostración de esa posibilidad. La música tradicional se renueva, siempre está en constante cambio, no escapa de la dialéctica, no altera ni tergiversa originalidad ni procedencia.       

 

Publicaciones Relacionadas

ESTEBAN PAVLETICH TRUJILLO

editorahora

Rubén Valdez: “La radio es un medio de servicio público, no está al servicio de ningún grupo de poder”

editorahora

LUCÍA AGAPITO EN EL MUSEO AMANO

editorahora

PILARES PARA LA ADMINISTRACIÓN DEL DINERO DE UN NEGOCIO

editorahora

Coalición Ciudadana: no debe haber discriminación hacia nuestros dirigentes

editorahora

La gestión del conocimiento en la modernización de la gestión pública

editorahora