18.8 C
Huánuco
4 octubre, 2022

Francisco Palomino: “La democracia hoy no se practica, se aprovecha ese nombre con otros fines”

Después del aislamiento social obligatorio que duró varios meses, ahora ya levantado, con menos restricciones (lo cual quiere decir que debemos estar más cautelosos aún) los artistas plásticos han regresado, pero desde la virtualidad. En esta oportunidad Francisco Palomino, artista plástico, nos brinda una entrevista en la que revela algunas reflexiones sobre su vida, obra y las necesidades de las artes plásticas en el departamento.

¿Cómo se involucra con el arte?

Desde mi niñez en el colegio era una obligación dibujar y pintar, inclusive en la universidad había que estudiar con más fuerza lo que nos enseñaba el maestro  Spadavecchia. Yo visitaba su taller para ver como pintaba. Además, habían exposiciones esporádicas, me dio gusto ver una exposición de Ricardo Flórez allá por el 85 y 86 cuando nos enseñaba en el colegio. Ese ha sido un punto de partida para que me guste la pintura. Visitaba talleres y galerías de arte en mis vacaciones en Lima, hasta que vuelvo a Huánuco y tenía que sacar lo guardado en la mente, el pulso y en el corazón para poder hacer lo que yo quería. Empiezo a pintar a los 22 años.

Si queremos hablar de su estilo y técnica, ¿Cómo se define?

He leído desde un comienzo a los grandes puntillistas Georges Seurat, Georges Signac, en el Perú a Ricardo Flórez, a ese estilo me incliné.  Le voy agregando algunas aplicaciones para usar bastante textura con espátula, y hacer puntos de luz que resaltan e iluminan el cuadro, mi estilo tendría que ver con el puntillismo e impresionismo. He fusionado estos dos para sacar una conclusión propiamente de mi personalidad plástica.

¿Cómo era la situación antes de la pandemia?

Antes de la pandemia había un buen movimiento artístico, una buena generación de pintores con ganas de guiar y trabajar. Aún ahora es bastante importante porque hay muchos jóvenes con vocación. Hay materia prima, pero todavía se tiene que estudiar la filosofía, trabajar la composición artística en el que veo que están sufriendo un poco, la combinación de colores, contrastes, etc.

Con base a esto, ¿No cree que hace falta una escuela de bellas artes en Huánuco?

Hace falta una escuela definitivamente, se necesita que haya maestros que dejen escuela, para que así  cada joven pueda descubrir sus estilos, porque la vocación ya la tienen. Ojala en cuanto pase todo esto, retomemos los proyectos para poder crear la escuela, que desde hace ya muchos años estamos reclamando. Aquí tenemos un gran maestro Tito Ponce Duran, quien ya nos ha orientado.

Es muy necesario también tener una sala de exposiciones. En el 2000 nos cedieron la galería Ricardo Flórez de manera perenne, ahora por la pandemia la están ocupando oficinas de la salud. Creo que el salón San Sebastián debe ser una galería donde la municipalidad pueda exponer parte de su pinacoteca. Casi por los 90s, el regidor de cultura don Raúl Córdoba, muy aficionado a la preservación del arte y la cultura nos pidió a cada pintor donar un cuadro, y donamos alrededor de una docena de cuadros, que deben estar en algún lugar por restaurarse. Lo cual es muy lamentable.

Podemos hablar de las ventajas y desventajas de la pandemia

La primera desventaja es que fue un estado deprimente, de bajo espíritu artístico y en lo comercial fue peor. Por el tiempo en sí, nos dio la oportunidad de pintar, esa era la única ventaja. La única parte positiva era que disponía de tiempo para hacer muchas obras.

En medio de esta campaña política desigual, nos gustaría saber su opinión al respecto.

Democracia es una palabra platónica importante, visto desde un punto bíblico, Jesucristo era un maestro de la política legítimamente democrática, porque quería que todos tengan iguales oportunidades de poder vivir, no esclavos contra reinados, no era justo. Se ha perdido la verdadera aplicación de la palabra. La democracia hoy no se practica, se aprovecha ese nombre con otros fines.

Cuando el pintor hace un análisis desde el sentir del pueblo, vemos que esta se reviste de ofrecimientos y engaños a la gente noble del campo, por ganarse un voto no solo le hacen ofertas, si no que le dan un pan para ese día y se olvidan de enseñarles a pescar.

Entonces se descubre el engaño, una mentira  para que los que están arriba, los ricos se vuelvan más ricos con el voto del pueblo, se enriquecen a costa de millones de ingenuos que elegimos a gente que de repente no se lo merece. Por eso hay que pensar, analizar e investigar antes de elegir.

 

Publicaciones Relacionadas

Las matracas de la Revolución en Arequipa

EditorAhora

Archivo Regional celebró 39° aniversario con interesante conversatorio

EditorAhora

Vedoco Domínguez ganó Premio Nacional Escolar de Poesía 2022

EditorAhora

Danilo Illanes presentó la novela “Guerra de escoltas”

EditorAhora

Ayer inició III Encuentro Nacional de Comunicadores Indígenas

EditorAhora

Miguel Rivera: “Para escribir se necesita constancia, perseverancia y lectura”

EditorAhora