19.7 C
Huánuco
22 septiembre, 2020
Image default
Actualidad Internacional ULTIMO MINUTO

Fue a arreglar lavadora, pero violó y asesinó a su clienta; además dejó en estado grave a su menor hija

En Argentina, un sujeto asesinó a una mujer y dejó en grave estado a su menor hija. La Policía no descartó que la víctima también haya sido ultrajada sexualmente.

La occisa fue identificada como Lilian Noemí Godoy (46), quien contrató al hombre como técnico lavarropas. Este llegó a su hogar y asesinó a la mujer y golpeó con una pala en la cabeza a la niña.

El feminicidio ocurrió el último lunes y acabó con la vida de Godoy, una profesora de Música que trabajaba en la escuela ‘Nina Juan María Gutiérrez’.

El titular de la Fiscalía N° 4, Fabio Zabaleta, investiga si todo ocurrió en el marco de un ataque sexual o si fue por una discusión. Se supo, además, que el asesino y la víctima no guardaban ninguna relación.

Cuando la Policía llegó a la vivienda de la víctima, ubicada en la calle Laprida 1900, halló una escena brutal. “ensangrentada y herida, tirada en el piso de la casa, mientras que en el baño encontró a una niña lesionada, por lo que llamó a una ambulancia y pidió refuerzos, mientras detenía al hombre, en previsión de que pudiera darse a la fuga”.

De inmediato fue trasladada al hospital, donde los médicos confirmaron su muerte.

“No se descarta ninguna hipótesis. Podría haber sido un intento de violación o cualquier otro inconveniente entre estas personas”, sostuvo el jefe policial.

La fallecida presentaba heridas cortantes en rostro y fractura de cráneo con hundimiento frontal y neumotórax izquierdo.

Argentina

La niña permanece internada con una cuadro grave: heridas cortantes en el rostros y fracturas múltiples en el cráneo. Se mantiene con respirador mecánico, en estado reservado.

En la escena del crimen se encontró un rastrillo, una pala y un cuchillo.

El subjefe de la Departamental, comisario inspector Juan Antonio Beguerie, precisó que “hubo golpes de pala y de un rastrillo” en contra de Godoy. Estos le ocasionaron golpes en la cabeza, quebraduras en el cráneo y tórax, que fueron realizadas con un cuchillo de cocina.

El criminal fue identificado como Rafael Soto (25), un reparador técnico, que ya había trabajado con anterioridad en la casa de la víctima. En un primer momento, el hombre intentó decir que “estaba todo tranquilo y que no había pasado nada”.