17.2 C
Huánuco
3 octubre, 2022

HIROSHIMA

Escrito por Yeferson Carhuamaca

Es uno de los sucesos más detestables que ocurrió un seis de agosto del año 1945 en Japón, en la hermosa ciudad de Hiroshima, los habitantes contemplaban el asedio de muerte por culpa de una explosión de la llamada bomba atómica y de esta manera daba paso a la era atómica, al desborde del odio contenido que crean las guerras y la animalización de la ciencia, destruyendo con ella miles de vidas y creando un panorama apocalíptico con escenas dantescas y de ultratumba, tal como relatan los sobrevivientes en la obra magistral del premio Pulitzer de 1945, John Hersey. 

Hiroshima es título de la obra de Hersey, quien fuera corresponsal de la prestigiosa revista Time y que luego publicaría una serie de entrevistas y estudios realizados desde el mismo lugar de los acontecimientos en la revista The New Yorker. Según el prólogo realizado por Juan Gabriel Vázquez, una de las intenciones que tuvo Hersey en hacer este arduo trabajo de recopilación de experiencias impresionantes y de primera mano fue de cómo la prensa de aquellas épocas tomaban las noticias sobre lo que sucedió en Hiroshima. La conspicua ausencia de lo humano animó a Hersey a pasar tres semanas enteras del mes de mayo del 46 donde pudo dar camino a esta importante obra denominada Hiroshima y que en su primera versión tenía ciento cincuenta páginas y según la crítica del momento, fue el artículo más famoso en publicarse.

Este libro está dividido en cinco partes; I. Un resplandor silencioso, II. El fuego, III. Los detalles están siendo investigados, IV. Matricaria y mijo salvaje, V. Las secuelas del desastre; cada una de ellas son versiones de personas que pudieron vivir a tal monstruoso e inverosímil ataque por parte de los Estados Unidos. Del mismo modo, representan una mirada detallada, cruda y realista de los hechos. Por otra parte, es una crítica a la perversión de todos los valores humanos y al mal uso de los avances científicos. Así mismo, a la indiferencia del mundo o la poca importancia que se le dio a este accionar de humanos contra humanos, es la voz de niños, padres y hermanos que silenciaron a las 8:15 minutos de mañana de un 6 de agosto de 1945 y que queda como una arista entre la esperanza y la destrucción.

En la obra Hiroshima podemos encontrar las palabras ciertas y traducidas en horror que nos deslumbran de primera mano lo que fue ese día y los que vinieron, en ella rescatamos la historia de la señorita Toshiko Sasaki, empleada de departamento de personal de la Fábrica Oriental de Estaño, quien pudo ver el resplandor de aquella mañana trágica y que se salvó gracias a que los anaqueles que contenían numerosas carpetas con infinidad de papeles se cayeran sobre ella y esta manera fue protegida de las ráfagas de energía y de la infinidad de objetos que a gran velocidad se comparaban a una lluvia de balas. En esa misma línea cuenta la historia del reverendo Kiyoshi Tanimoto quien pudo salvarse de milagro, salió corriendo y pudo observar columnas de polvo negro que daban la sensación de una cierta oscuridad en pleno día. Tanimoto ayudó a una anciana malherida que llevaba a cuestas a un niño y con cierta dificultad los llevó al hospital, dándose con la sorpresa que ya estaba abarrotada de gente y que habían muchas más personas tendidas en el suelo esperando a ser atendidos o que ya habían fallecido. Seguidamente sabemos del padre jesuita Wilhelm Kleinsorge que se encontraba cerca de la ventana cuando lo alcanzó el resplandor y la onda de choque lo lanzó al piso con fuerza, al levantarse se dio cuenta de que su espalda estaba cubierta de sangre y que muchas piezas de vidrio que se habían incrustado en su cuerpo, por suerte sin una herida grave, saliendo rápidamente de su edificio y acudiéndose con otros sacerdotes de su misión.

En la obra de Hersey también observamos descripciones crudas de los ambientes que dejó la destrucción de la ciudad, como los miles de cuerpos calcinados en las calles, personas que deambulaban o salían de los escombros; se describe de manera cruda como estas personas perdían el líquido viscoso de sus ojos que se derramaban por sus mejillas, sensaciones impresionantes que se sentían en las noches después del impacto, sobre todo de esas personas quemadas tratando de llegar al río y poder saciar su sed, sin tener en cuenta que el agua ya era ácida y por ello era lo peor que podían consumir en esos momentos. Los lamentos lúgubres y de terror por las noches, con quejas, gritos desgarradores de dolor, eran parte de aquel ambiente dantesco con personas de piel al rojo vivo. En la obra de Hersey se contempla hechos que un mundo frívolo e inhumano rechazó y que nunca lo tomo como suyo, Hiroshima nos relata sin tapujos las heridas de la historia y que el mundo pueda recordar lo incomprensible que puede llegar el actuar de los humanos.

Publicaciones Relacionadas

LA IMPORTANCIA DE PARTICIPAR EN FERIAS INTERNACIONALES

EditorAhora

UNA GRAN DEVOCIÓN: ARCÁNGEL SAN MIGUEL DE HUÁCAR

EditorAhora

DESCONTROL DE GASTOS DE CAMPAÑA ELECTORAL VS VOCACIÓN DE SERVICIO

EditorAhora

¿Qué es una Startup?

EditorAhora

El principio de igualdad del Sistema Tributario: cambios necesarios

EditorAhora

El bolso negro

EditorAhora