28 C
Huánuco
14 agosto, 2020
Opinión

Huánuco ingresa al club de los 1000

Escrito por Bahuer Lopez Tucto

 

Huánuco es un departamento ubicado en el centro del Perú que tiene una población estimada de 760,267 habitantes, con una densidad poblacional inferior al promedio nacional (20 Hab./km2). Hasta el 2019, tenía una Población Económicamente Activa (PEA) de 476 mil; con seguridad, para este año esta cifra ha sufrido un significativo descenso.

Ha sido el segundo departamento en reportar casos positivos después de la capital, fue un martes 10 de marzo (5 días después de haberse confirmado el caso 0) cuando se levantaron las alarmas en dicho lugar. Desde aquel entonces han pasado 83 días y la estadística no es tan alentadora. Hasta ayer, se han contabilizado 987 casos positivos y 29 fallecidos, obteniendo una tasa de letalidad de 2.94%, superior al promedio nacional (2.73%). Las provincias de Huánuco y Leoncio Prado son las que encabezan la lista con 575 y 146 contagiados respectivamente. A nivel distrital, Huánuco (223), Amarilis (221), Pillcomarca (114), Llata (105) y Rupa Rupa (87) son los TOP FIVE del total de distritos (84). También es importante conocer que esos cinco distritos concentran el 75% del total de casos; además el 41% de las personas que han dado positivo al COVID-19 se han recuperado debido a que fueron asintomáticos o recibieron tratamiento en un establecimiento de salud

Huánuco entrará hoy al grupo de departamentos que tendrán más de 1000 casos, como Cusco, San Martín, Tumbes y Junín. Huánuco ya entró a una etapa de transmisión comunitaria, es decir, es la situación en la que una persona dio positivo y no se sabe de quién se contagió y, que no está relacionado con un caso importando. Ahora debe ser motivo de preocupación los pacientes asintomáticos y, peor aún, si estos no realizan asilamiento físico y no guardan las medidas de protección (distanciamiento, lavado de manos y uso de mascarilla). La semana pasada se publicó los datos del factor “R” por cada departamento, los mismos permite predecir el nivel de contagio de una enfermedad; lo ideal es que el factor “R” sea menor a 1; en el caso de Huánuco al 26 de mayo, dicho valor era 1.55 (uno de los más altos del país).

Un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Querétaro reveló que un asintomático puede contagiar hasta a 400 personas. Recientemente la Decana Regional del Colegio Médico ha manifestado que Huánuco está al borde del colapso y que hay 70 médicos que han dejado de laborar por un tema de edad o presentar una enfermedad de riesgo. Peor aún, un reciente estudio de la Universidad de Washington ha estimado que Perú tendrá en agosto 19,722 fallecidos a causa del coronavirus.

La pandemia provocada por el COVID-19 encontró desprevenido a los tres niveles de gobierno, cual cuartel militar sufre una emboscada terrorista. Es un virus nuevo al que no se sabe cómo atacarlo y eliminarlo con seguridad y, se estima que recién para setiembre del 2021 se tendrá disponible la “bendita vacuna”. Mientras tanto debemos acostumbrarnos a la nueva normalidad, es decir, respetar el distanciamiento físico, usar mascarilla, practicar medidas higiénico-sanitarias y continuar por ahora con el confinamiento.

Debemos ser conscientes que nuestro país aún no tiene el nivel de “DISCIPLINA SOCIAL” que han mostrado otros como Nueva Zelanda, Dinamarca, Noruega; debemos ser conscientes que el Perú aún presenta deficiencias estructurales, sobre todo en el acceso a servicios básicos (agua, desagüe, electricidad, salud, etc), debemos ser conscientes que la pobreza y extrema pobreza data desde tiempos inmemoriales y que la forma de medirlo no es muy objetivo; también es cierto que el otro virus (la corrupción) que aún no hemos podido vencer, tiene sus inicios en nuestro país desde la época colonial, como así lo evidencia Alfonso Quiroz en su libro: “La Historia de la Corrupción en el Perú”.

Corresponde fortalecer la articulación entre el gobierno regional y los gobiernos locales, es imprescindible priorizar acciones en los 5 distritos que concentran las ¾ partes del total de casos en el departamento, sin descuidar a los demás. Es necesario que se conforme un equipo de expertos (epidemiólogos, investigadores sociales, estadísticos, psicólogos, economistas y médicos) con el fin de analizar diariamente de manera holística el comportamiento de la pandemia. También puede ser útil organizar concursos con incentivos no monetarios a nivel de barrios o localidades promoviendo el cumplimiento de las medidas del gobierno nacional. La experiencia demuestra que hay peruanos que suelen sacarle la vuelta a la ley; en ese sentido, será necesario que haya una supervisión rigurosa por parte de SUNAFIL y la Dirección Regional de Trabajo, en restringir que las personas que presentan factores de riesgo vuelvan a sus centros de labores, la estadística revela que las personas de la tercera edad, los hipertensos no controlados, los que tienen enfermedades cardiovasculares graves , cáncer, diabetes mellitus, asma moderada o grave, enfermedad pulmonar crónica, insuficiencia renal crónica en tratamiento con hemodiálisis, HIV positivos y personas con obesidad que tienen un IMC de 40 a más, son los que más han perdido la vida. Es urgente que se coordine con el MINSA para promover la implementación de equipos para AFÉRESIS con el fin de utilizar la técnica del PLASMA HIPERINMUNE que hasta ahora ha demostrado ser el tratamiento más efectivo para los pacientes graves.

Publicaciones Relacionadas

EFECTOS POSITIVOS QUE APORTAN INNOVACIÓN

editorahora

El por qué se precisa la equidad y la paridad

editorahora

¡Que se investigue!

editorahora