17.8 C
Huánuco
21 enero, 2022

Huánuco sin reliquias católicas

Sin ánimo de ser ave del mal agüero, nuestra histórica ciudad en un cercano tiempo se quedará sin iglesias coloniales, es decir, sin reliquias del catolicismo, ni restos de otra clase.
A inicios del siglo XX, fue demolida la iglesia San Agustín, del jirón Constitución (cuadra 5), y sus cimientos fueron convertidos en una cárcel. La misma suerte corrió la iglesia del barrio de San Juan. En los años 60, también fue demolida inexplicablemente la imponente Iglesia Catedral de arquitectura colonial y que era uno de los más notables monumentos arquitectónicos que tenía nuestra ciudad, curiosamente, solo unos cuantos vecinos se opusieron.
Con el paso de los años, por las inclemencias del tiempo y por descuido del mismo hombre, la iglesia San Cristóbal se quedó sin torre al derrumbarse en 2010 y el resto se encuentra en muy mal estado y a punto de caerse. En la misma situación se encuentra la iglesia La Merced, que por su antigüedad, y por la famosa “megaobra” del drenaje pluvial presenta peligrosas grietas, mientras que el techo y la antigua torre están parados de milagro.
La iglesia San Francisco, por la construcción del drenaje pluvial, se cuarteó, pero los religiosos franciscanos y vecinos ayudaron para evitar males mayores.
Actualmente, la histórica capilla de Huayopampa según Defensa Civil, debe cerrar sus puertas a la feligresía por el peligro de derrumbe de su infraestructura.
A quién acudir para tratar de salvar estos históricos templos del catolicismo, pues curiosamente, la Iglesia tiene dinero para construir universidades, como la del Jr. General Prado y, por estos días, en el Jr. Crespo Castillo junto a La Casa de los Jóvenes, pero no tiene, para refaccionar estos históricos edificios cristianos.
Acudir a la Dirección de Cultura es perder el tiempo, al Gorehco tampoco porque el presidente es tildado de ateo y la vecindad no le tiene confianza, queda la Municipalidad de Huánuco, que por sus escasos recursos y por la herencia encontrada, hasta la fecha, no dice nada.
A este paso disminuirá la fe católica que ya se nota por la poca presencia de creyentes en las homilías cotidianas. Algo se debe hacer para ayudar a preservar nuestras iglesias sin esperar a papá Gobierno. La fe mueve montañas, y este pueblo católico, de seguro, se unirá para reconstruir sus templos.

Publicaciones Relacionadas

Crimen ecológico

editorahora

PLAZOS QUE NO SE CUMPLEN

editorahora

La realidad educativa

editorahora

Llegó la tercera ola

editorahora

El transporte caótico en la ciudad

editorahora

Rechazo unánime contra Acuña

editorahora