24 C
Huánuco
28 noviembre, 2021

La limpieza de las quebradas

Con la llegada de las lluvias, los huaicos y deslizamientos son un riesgo latente. Afortunadamente, las autoridades locales de Huánuco y Amarilis están limpiando las quebradas que durante el año se han llenado de desmonte y basura.

Como sabemos, Huánuco tiene amplios abanicos de huaicos antiguos, que pueden activarse con una lluvia torrencial.

Estudios técnicos desde hace décadas, han identificado como zonas de muy alto riesgo a las quebradas Jactay, Tingoragra, La Florida y LLicua. Asimismo, los sectores III, IV y V del asentamiento humano San Luis.

A pesar de ello, miles de familias han construido sus viviendas dentro de los márgenes del huaico, lo cual es altamente peligroso.

Si bien las autoridades tienen el deber de limpiar las quebradas, los mismos vecinos también deberían participar activamente en la faena. Eso educa y crea conciencia de no arrojar basura a las quebradas por lo peligroso que representa de ocurrir un deslizamiento.

Es importante tener en cuenta que muchas de estas viviendas son de material rústico, lo cual las hace más vulnerables a este tipo de eventos.

Si hacemos memoria, la lluvia acontecida el tres de noviembre fue una pequeña muestra del gran poder de la naturaleza, que terminó arrastrando abundante desmonte y basura de los cerros a la ciudad. Vimos que el drenaje pluvial no sirvió de mucho para evacuar el agua de la lluvia. Esto definitivamente por varias razones, la primera, por las grandes deficiencias que tuvo la obra. A pesar de que se invirtieron 49 millones de soles en su construcción, se sacrificó la calidad de la misma. Se encontraron serias irregularidades que involucraban directamente a la visión del entonces alcalde Jesús Giles, que dicho sea de paso, hasta ahora no se determinan responsables.

Publicaciones Relacionadas

Provechosa reunión de autoridades pro-agua para Huánuco

editorahora

El puente de S/ 31 millones

editorahora

Patada al maestro

editorahora

Huánuco parece una piñata

editorahora

Las disculpas que no cambian nada

editorahora

¿Consumimos agua contaminada?

editorahora