25 C
Huánuco
12 agosto, 2022

La policía de ayer

En diálogo con algunos amigos y conocidos huanuqueños de la época, analizábamos cómo ha cambiado radicalmente la percepción de la población con respecto a los efectivos del orden.

Hasta hace unos años, la población veía a los policías con respeto y autoridad.

La ciudadanía se sentía segura y protegida, y saludaban a los gendarmes por las calles en honor a esa estima y respeto que se les tenía. 

Por lo general, en su mayoría, trabajaban por la comunidad y, por supuesto, también con la colectividad, o sea cuidando el orden, la delincuencia y todas las funciones que les toca a los hombres vestidos de verde.

Pero de un tiempo a esta parte, así como también se vive una crisis económica, o una crisis en salud por la pandemia, también se vive una crisis social por la falta de valores de la ciudadanía y muchas instituciones del Estado como de la gloriosa Policía Nacional del Perú.

Como lo hemos dicho anteriormente, la policía ya no tiende a trabajar con la comunidad como se hacía antes, y, por lo general, parece un ente supervisor y sancionador de esta.

Todos los días tenemos problemas de desorden de tránsito, delincuencia y otros muchos problemas, sin embargo, la policía muchas veces se muestra indiferente.

Posiblemente, depende mucho de los altos jefes y cómo ordenan y organizan a su personal. 

Lo cierto es que en las últimas semanas, muy poco se ha visto la participación de la Policía en el caos vehicular. 

Más aún en horas puntas donde miles y miles de escolares salen o ingresan a sus colegios y no tienen el apoyo ni la supervisión de los agentes del orden.

Anteriormente, se apreciaba a efectivos policiales frente a las instituciones escolares para brindar cierta protección y seguridad a los escolares y así también evitar que malos elementos circulen en la zona.

Señor jefe de la policía, haga algo por este pueblo, cuide a los niños, a la sociedad y que sus efectivos se involucren activamente con la sociedad.

Si bien es cierto que ya no existe el respeto que se tenía antes a la autoridad, sin embargo, esta puede volver a recuperarse, en base justamente a acciones.

Por otro lado, las acciones del gobierno únicamente terminan desacreditando también a la PNP. 

Al utilizar a sus efectivos de inteligencia para realizar el trabajo sucio, de investigar quienes realizan denuncias en su contra y de proteger a sus aliados acusados de corrupción. 

Como sabemos, también se han realizado cambios en todos los altos oficiales. Todo esto hace que les baje la moral al personal.

Publicaciones Relacionadas

Fortalecer la seguridad

EditorAhora

Nulidad de papeletas

EditorAhora

Salvaje destrucción

EditorAhora

Generación de empleo y desarrollo

EditorAhora

Viveza y pendejada

EditorAhora

¿Quién controla a los alcaldes?

EditorAhora