20.7 C
Huánuco
30 noviembre, 2021

Los abusos del poder

Una vez más nos convencemos que llegar al poder cambia a las personas. No solo en la manera de vestir, de caminar, de mirar a las personas, sino porque desconocen a los amigos, a los vecinos, a las caseras, etc. El poder embriaga.
Luego de un somero análisis a la conducta de Lucio Alva Ochoa, nos damos cuenta que se ha vuelto soberbio, porque tiene a su hermano como mandamás y se cuelga de él para soltar cualquier frase que no diría si no estuviera amparado por el poder de su hermano. Con una ignorancia, que es muy supina, se cree el mejor abogado, que nadie le gana, que todos son analfabetos a su lado e incluso desafía a polemizar con 10 abogados, no importa con quienes. Simplemente, él se cree el “mejor”.
Esa soberbia no le da derecho a insultar a profesionales de la Dirección Regional de Salud y si sabe que son “delincuentes”, ¿por qué no los denuncia? Que tenga cuidado, se puede volver cómplice, porque eso, también es delinquir.
Este “asesor” del director, al parecer tomaría las decisiones en el Hospital Regional. Ahora, desconocemos si cuenta con la venia del gobernador regional. Nos preguntamos, ¿cómo un simple empleado puede llegar a tener a ese poder?
Don Rubén, tiene la pelota en su cancha, y con la serenidad de los grandes hombres, debe resolver esta situación respetando a las personas y a las instituciones.

Publicaciones Relacionadas

Robo a la cultura

editorahora

Aumenta la incertidumbre

editorahora

Provechosa reunión de autoridades pro-agua para Huánuco

editorahora

La limpieza de las quebradas

editorahora

El puente de S/ 31 millones

editorahora

Patada al maestro

editorahora