22.2 C
Huánuco
5 marzo, 2021

Martín Esparza Varas, gerente de Unidad Minera: “La Nueva Raura tiene la sostenibilidad ambiental como pilar fundamental”

La Nueva Raura es el proceso de transformación que se realiza desde 2012 pasando de una mina tradicional y con muchos problemas a una operación moderna, sostenible y en camino a la clase mundial. Así lo sostiene Martín Esparza Varas, gerente de Unidad Minera de Raura, para quien la nueva empresa se sostiene en cuatro pilares, siendo la sostenibilidad socioambiental, el principal, además, de la identificación de recursos minerales, la mecanización de las operaciones y la eficiencia de los procesos.

En términos ambientales, hay muchos cuestionamientos contra Raura
Es cierto. Raura es una mina antigua, y el contexto en décadas pasadas era muy distinto, no había las regulaciones que existen hoy. Pero la historia ahora es diametralmente distinta. Venimos realizando fuertes inversiones en planes y proyectos para tener una gestión eficiente con el agua. El fin es devolver agua limpia al medio ambiente, recuperar las lagunas, cerrar pasivos y gestionar adecuadamente los residuos respetando estrictamente las leyes peruanas. Somos constantemente auditados por los organismos pertinentes como la OEFA, la ANA y el MEM, quienes vigilan nuestros estándares ambientales. Es por eso que podemos salir a mostrar los resultados que tenemos.

En el caso de las lagunas, ¿cómo va este tema?
Todas las lagunas de nuestro entorno cumplen con los estándares de calidad ambiental que ordena la ley. Raura tiene dos puntos de descarga de aguas: la laguna Rupahuay y la laguna Sucshapaj. En ambos puntos tenemos plantas de tratamiento de aguas residuales que limpian el agua y la devuelven al ambiente cumpliendo el estándar. Y eso no es porque yo lo diga. Existen monitoreos constantes que hacen laboratorios certificados. Nosotros hacemos públicos esos resultados y conducimos procesos de monitoreo participativo.

Sin embargo, hay gente que sigue cuestionando
Los datos científicos están ahí. Lo que sucede, por un lado, es que persiste una desconfianza entendible, pero también hay personas que han hecho carrera política con el tema de Raura y no quieren ver lo objetivo por más resultados que les muestres. Nosotros hemos aceptado que antes se hacía minería que dejaba pasivos, pero las cosas han cambiado radicalmente. Por eso estamos acercándonos a las instituciones, a las autoridades y a las poblaciones para mostrarles el buen trabajo ambiental que venimos realizando. Las piscigranjas que existen en las lagunas de nuestro entorno son el mejor indicador del estado de estos cuerpos de agua.

Con respecto a la disposición de los relaves en la laguna Caballococha, ¿esta laguna está afectada?
Nosotros tenemos una relavera acondicionada con todos los componentes técnicos que la hacen bastante segura. Es la relavera llamada Nieve Ucro. Hace algunos años teníamos los permisos para disponer relaves de manera subacuática, pero eso ya se acabó. Es más, en 2015 iniciamos un proceso de recuperación de Caballococha que hoy se encuentra en un 95 %. Estimo que en dos o tres años esta laguna estará totalmente recuperada, y con eso, todas las lagunas estarán ambientalmente saludables.
Otro tema que se cuestiona a Raura es el desalojo del poblado de Raura Nueva.
Ahí hay un gran error en el planteamiento. Raura Nueva nunca fue desalojado. No existe ningún reporte serio que mencione esto. Lo que sucedió con esta población es que en décadas pasadas se fue asentando en una zona industrial para ofrecer servicios a los trabajadores de las minas, muchos incluso eran familiares de los mineros. Pero esto representaba un riesgo y fueron las mismas autoridades del sector Salud que señalaron que no podían vivir ahí por ser un espacio industrial. El retiro, en tal sentido, fue consensuado entre las diferentes organizaciones.

¿Cuáles son las perspectivas de Raura?
Nosotros hemos identificado minerales para unos 20 años más. Esto es positivo porque es lo que permitirá seguir invirtiendo en planes ambientales y sociales, además de dejar recursos para la región mediante canon y otros impuestos. Tenemos que seguir mejorando continuamente en tecnología y procedimientos hasta alcanzar la clase mundial.

Esparza Varas expresa la intención de ser una empresa con propósito social. Asegura además de los programas de truchas, ganadería y becas pueden participar en infraestructura, turismo, ser socios del desarrollo sostenible y concertado y compartir los beneficios de una minería sostenible. “Es lo que merece la población y el país”, enfatiza.

Publicaciones Relacionadas

CEBA Nuestra Señora de Las Mercedes convoca a estudiantes

editorahora

El muy previsible circo de las vacunaciones VIP

editorahora

Becas para estudiar maestrías, doctorados e investigación en Corea

DA