16.3 C
Huánuco
28 octubre, 2021

MISERABLE

 En teoría, los gobiernos regionales tienen la responsabilidad del desarrollo económico social y cultural de la región. De acuerdo a nuestra normativa, está compuesta por el gobernador regional y el Consejo Regional.

El Ejecutivo, en este caso el gobernador, propone y ejecuta el presupuesto que le aprueba el Consejo Regional. Dicho esto, ambos son de vital importancia para el éxito o fracaso de una gestión regional.

Ayer, el Diario AHORA, en exclusiva hizo público los actos deplorables cometidos por la actual gestión regional.

En el 2020, a través de diferentes decretos de urgencia, el gobierno de Vizcarra le transfiere al Gobierno Regional de Huánuco 32.4 millones de soles para que se prepare para la primera ola de la COVID-19.

Cómo sabemos, la primera ola cobró la vida de cientos de personas y, en agosto del 2020, llegó su pico más alto.

El sistema de salud era muy precario y con enormes limitaciones, poco personal de salud, sin plantas ni balones de oxígeno, sin equipamiento ni medicinas, sin suficientes camas para atención, etc. Un abandono total.

Sin embargo, lo que no se sabía era que el gobernador Juan Alvarado, tenía en sus arcas varios millones de soles, que debieron ser utilizados para amilanar el impacto de esta pandemia en la población, pero simplemente no lo hizo.

No le interesó que las familias se desesperaran por la vida de sus integrantes, o si compraban balones de oxigeno a precios exorbitantes como S/ 2700, porque todo era para salvar la vida de estas personas. Pero aun así, cientos de personas terminaron muertas.

Dos factores fundamentales pudieron evitar tantas muertes, plantas de oxígeno y asistencia médica.

Todo eso se pudo cubrir con el presupuesto que tenía el gobierno regional en ese entonces. Pero Alvarado y su gente, decidieron no hacerlo.

¿Cómo se le puede llamar a una persona que puso sus intereses personales ante la vida de familias enteras?

Recordemos que la planta de oxígeno que compró el Gorehco llegó en octubre, costó dos millones de soles y encima no sirve. Con ese monto fácil se pudo traer cuatro plantas de oxigeno y nuevas.

El Consejo Regional y los altos funcionarios que estaban en ese momento, tienen también gran responsabilidad con respecto a esta imperdonable negligencia. Conocian del hecho y no dijeron, ni hicieron nada al respecto. 

Publicaciones Relacionadas

Inmediato desalojo a invasores

editorahora

Que no quede sólo en multa

editorahora

La corrupción generalizada

editorahora

Nueva planta de tratamiento de agua

editorahora

Procesión del Señor de Burgos

editorahora

Decisiones fuertes

editorahora