23.7 C
Huánuco
8 marzo, 2021

Omar Majino: su amor por la guitarra, la música y la enseñanza

El instrumento lo cautivó a los 12 años

Guitarrista huanuqueño dedicado a la docencia musical desde 1993, actualmente es considerado uno de los mejores guitarristas de Huánuco. El maestro Omar Majino nos recibe en su casa un día de Semana Santa, en donde hace una pausa en su labor musical, para contarnos sobre su trayectoria musical como guitarrista profesional y sobre lo que será su participación junto a tres de sus estudiantes en la I Convención Suzuki de las Américas del 1 al 5 de mayo.

¿Cómo nace su pasión por la guitarra?

Cuando tenía 12 años, mi papá compra una guitarra para él aprender a tocar. Él fue director de una escuela en San Pedro de Chaulán. Para viajar tenía mucho equipaje y no pudo llevar la guitarra. Cuando regresa, me escucha tocando algunas melodías andinas que las aprendí por curiosidad, me llamaba la atención el intervalo de la primera a la segunda cuerda, porque coincidía con ciertas partes de algunos huaynos de Llata o Ancash. Cuando mi papá me escucha tocar algunas cosas pequeñas decide dejarme la guitarra. Es así como empiezo a practicar por mi cuenta de manera auditiva.

¿Cuándo decide estudiar música?

Antes de terminar el colegio, me inscribe en el programa de formación temprana para niños en la escuela de música Daniel Alomía Robles, quería que yo lo acompañara con la guitarra y para ello debía saber acordes. Cuando ingreso ahí, cambia toda mi orientación musical para siempre. Los acordes pasan a ser otra historia (risas). Ya en 1988 empiezo a estudiar una carrera superior en el instituto. Antes de ello, tuve una experiencia musical tocando en grupos tropicales para amenizar eventos sociales. Pero mi pasión siempre ha sido la guitarra como solista.

Sus inicios como guitarrista profesional

Después de ingresar al instituto de música, postulé al Conservatorio Nacional en Lima y obtuve el primer puesto, pero no llegué a estudiar por diversas razones. Ese ingreso me permitió conocer a un gran maestro de la guitarra en el Perú: Oscar Zamora. Él fue uno de mis jurados en la evaluación, he recibido sus consejos, he observado sus clases, es un maestro muy desprendido y servicial.

Cuando no llegaba a estudiar al Conservatorio preguntaba por mí, qué era de mí y por qué no estudiaba, ahí es cuando iniciamos un contacto que hasta ahora llega a ser una amistad. Desde ahí, siempre he viajado a Lima a tomar cursos con maestros, además de llevar algunos cursos en el Conservatorio.

Coméntenos sobre sus influencias en su trayectoria musical

Mi primera influencia fue la música andina, la música chicha y luego la música académica. Los de mi generación, hemos crecido en el ámbito de la guitarra solista escuchando a Andrés Segovia, español que ha tenido una trascendencia muy fuerte en la guitarra, escuchando a Narciso Yépez, Alirio Díaz, venezolano que llegó a ser discípulo de Andrés Segovia, básicamente tres guitarristas, de quienes nos hemos nutrido. Ya pasando el tiempo hay mucho que analizar, escuchar, ver, cuestionar y criticar.

¿Cómo llega a Sinfonía por el Perú?

Llegó en 2012, con un antecedente de hacer trabajos similares liderados por el maestro Wilfredo Tarazona Padilla en Lima. Éramos como una ramificación en Huánuco, parte del sistema de orquestas sinfónicas infantiles y juveniles del Perú que lo presidía y lo lidera ahora el maestro Arturo Caldas. Ese fue un vínculo con sinfonía por el Perú, un proyecto social liderado por Juan Diego Flores.

Dirijo la Big Band. Es una experiencia nueva por el tipo de música y por el formato. A partir de 2013 se implementa, de ahí he venido desarrollando un trabajo en el que he aprendido mucho, cuando uno enseña es una de las situaciones en la que también aprende, un trabajo del que me siento contento, no del todo satisfecho porque no hay escena musical permanente. En Huánuco no tenemos ejemplos de agrupaciones de estos formatos. No solo para mi es novedoso o limitante, si no para la sociedad, el oyente no está acostumbrado a escuchar ese tipo de música, lo que no quiere decir que no se debe hacer, al contrario, siempre se pueden hacer bien la cosas, y la gente va a disfrutar de las cosas buenas.

Usted forma parte de la Asociación Suzuki del Perú, cuéntenos sobre ello.

Además de tener la carrera en el instituto de música, también he realizado estudios de pregrado en la Universidad de San Marcos. Siempre he tenido la inquietud de seguir estudiando y aprendiendo tanto a tocar, como a enseñar, dos líneas muy parecidas, pero distintas a la vez.

En 2004 asisto a parte de los festivales que da cada verano en Lima la Asociación. El método Suzuki es básicamente un método de enseñanza musical, en el que vas a aprender a cómo enseñar. Algo que generalmente no te enseñan.

En mi campo, que es de la preparación y capacitación de la enseñanza de la guitarra, hay nueve niveles basados en nueve libros de repertorio secuenciado que hay que desarrollar. Puedo decir con gran satisfacción que he llegado a concluir los niveles de capacitación. He tenido una experiencia con niños de muy temprana edad de formarlos en la educación de la guitarra con mucho éxito. En los festivales de Lima vengo participando y enseñando a estudiantes de todo el país.

Hablemos de la I Convención Suzuki de las Américas

Se llevará a cabo este año en México (Cancún) en el que se van a impartir clases para alumnos y ponencias para docentes en los diversos campos de la música.

Para ello se han conformado dos orquestas que estarán integradas por músicos de Latinoamérica y Norteamérica. Para integrarlas había que audicionar, me siento orgulloso, pues los tres alumnos que audicionaron han sido calificados para integrarlas. Dos de ellos integrarán la orquesta Copland y uno la orquesta Revueltas. Son niños que salen de aquí, ellos son los únicos en la especialidad de guitarra que están yendo de nuestro país y son huanuqueños.

¿Qué significa la guitarra para usted?

Es un instrumento muy popular que ha entrado, le ha costado, pero ha entrado a esta élite de los instrumentos de salón, pero la guitarra es del pueblo. En mi caso la guitarra es más que un instrumento, es una compañera más allá de algo material que trasciende.

¿Qué hacemos para generar escena con los guitarritas?

Primero cambiar la mentalidad, pensar que todos podemos estar sentados en un escenario dando un concierto. Esto no es magia, requiere de muchas horas de estudios. Entonces empecemos a ordenar las cosas: estudiar, tomar lecciones con maestros y fundamentalmente practicar.

Culminamos con esta amena entrevista bajo el hermoso cielo azul huanuqueño, cuando el maestro nos comparte sobre el material musical que viene trabajando y que próximamente presentará en nuestra ciudad.

 

Publicaciones Relacionadas

¿Cómo un huanuqueño logró ser el mejor pastelero peruano?

DiarioAhora05

LECTURA DE LA COYUNTURA ELECTORAL

editorahora

No es tan sencillo como poner el hombro

editorahora