24.6 C
Huánuco
8 agosto, 2022

Organización criminal

Con estupor, sorpresa e indignación vemos en la televisión limeña a los hombres de confianza y hasta socios del presidente con sombrero.   

En este grupo delincuencial, según la televisión capitalina, se ve al exasistente del presidente, Bruno Pacheco, al exministro de Transportes y Comunicaciones, Juan Silva. Asimismo, los sobrinos de Castillo y a Samir Villaverde, quien está facilitando audios que demuestran los arreglos y coimas.

A Pedro castillo se le ve como el típico serrano que se cree el más vivo, el más pendejo, que tiende a mentir y a ofrecer todo con tal de quedar bien en el momento. Asimismo, muy probablemente después hasta se burle de su “acrobacia”, de su “pendejada”, porque el ahora tiene mucho poder y tiene amigos poderosos.

Se burla de la justicia, de la fiscalía y de un congreso incapaz y convenido que negocia todo. 

Es por ello que hasta ahora no lo han vacado, a pesar de su incapacidad para dirigir y liderar al país, de elegir a personajes cuestionados para liderar puestos claves para el país que solo toman malas decisiones, de delegar a sus funcionarios los grandes problemas del país para que él solo siga paseándose por el Perú con el cuento de “escuchar a su pueblo”. 

Castillo es una completa burla para los serranos como nosotros, que nos hemos quemado las pestañas para estudiar y prepararnos para la vida, que hemos verdaderamente estudiado para realizar una tesis, que trabajamos honesta y honradamente para llevar un pan a la mesa de nuestro hogar y, sobre todo, que valoramos el honor y la palabra.

Es penoso ver como nuestro país se desmorona día a día.

El premier Aníbal Torres se ha convertido es un azuzador de primera, solo busca enfrentar a la ciudadanía con el congreso, que dicho sea de paso, también tienen rabo de paja. 

Lo preocupante es que si antes Torres era considerado una persona intachable, ahora ha terminado por avalar todas las irregularidades denunciadas en la gestión de Castillo. Penoso.

El Perú es un país noble y no merece este tipo de autoridades, pero así como este pueblo lo ha elegido, este pueblo debe y tiene que sacarlo.

Publicaciones Relacionadas

Viveza y pendejada

EditorAhora

¿Quién controla a los alcaldes?

EditorAhora

Centros educativos que dan lástima

EditorAhora

Concentraciones limitadas

EditorAhora

Sexo y alcohol en el congreso

EditorAhora

Fuera de la realidad

EditorAhora