fbpx
14.5 C
Huánuco
10 agosto, 2020
Actualidad Opinión

Periodismo a sangre fría

A pocos días de culminar, el 2018 se perfila ya como el año del feminicidio en el Perú. Triste privilegio que debería llenarnos de preocupación, de tribulación, de vergüenza. Con cerca de ciento cincuenta víctimas mortales hasta el momento (sin contar, claro, con quienes tuvieron la suerte de sobrevivir, ¿hasta cuándo?, pero que desde luego cuentan, sobre todo a efectos de sopesar el tamaño de nuestra catástrofe), según cifras proporcionadas por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, lo anterior no solo debe llevarnos a una urgente y profunda reflexión respecto de aspectos como, por ejemplo, la salud mental de los peruanos (tanto de hombres como de mujeres), sino también a considerar hasta qué punto el convivir casi a diario con este tipo de situaciones ha terminado por curtirnos, por avezarnos, por habituarnos a este lamentable estado de cosas.    

Y es que ya no nos parece inmutar (ni mucho menos importar), de hecho, que se estén quemando vivas, que se estén violando, que se estén asesinando a diestro y siniestro a las mujeres en nuestro país. Pues salvo contadas y honrosas excepciones, es hoy lo habitual, más bien, que se llegue incluso a la vesania de publicar imágenes de las víctimas de feminicidio (digamos que en un charco de sangre, por poner un desagradable pero recurrente ejemplo) a través de las redes sociales, importándoles un maldito carajo el dolor de los familiares y de cuantos tuvieron la oportunidad de conocer a quienes la insania de unos cuantos idiotas, que no tienen nada mejor que hacer con sus pulgares (les podríamos sugerir, aunque no es el lugar, un par de posibilidades), acaban convirtiendo en materia de morbo.

Lo preocupante, con todo, no es tanto el hecho de que haya estúpidos, imbéciles, hijos de puta, que utilicen las redes sociales para generar morbo a partir de la publicación de imágenes o vídeos de personas que por obvias razones no pueden alzar su voz de protesta, que estúpidos, imbéciles e hijos de puta los ha habido y los va a haber siempre. Lo preocupante, decíamos, no es tanto ello. Lo es, sí, que gentes aparentemente pensante, vale decir, personas que se presume debidamente educadas, incurran en acciones si no iguales, cuando menos lindantes con el proceder abyecto de los descerebrados arriba aludidos.

Hablamos, para ir al grano, de individuos como la periodista Milagros Leiva, que en un rapto de inexplicable estupidez, nada frecuente en ella, es bueno decirlo, no tuvo mejor idea que realizar una encuesta vía Twitter, en la que incluyó la siguiente pregunta:

¿Cuál ha sido la noticia más dolorosa del 2018?

– Eyvi Agreda quemada

– Estela muerta en cilindro

– Bebé de 1 mes violada murió

Naturalmente, lo primero que nos preguntamos después de leer lo anterior es en qué diablos estuvo pensando la señora Leiva cuando tuvo la infeliz idea de preguntar lo antedicho. Porque en su sano juicio todo hace indicar que no ha de haber estado. ¿Qué buscaba lograr con la infeliz comparación? ¿Establecer, tal vez, una suerte de escala de la infamia? ¿No? ¿Que no es para tanto? ¿Qué pretendía hacer, en todo caso, con las respuestas que obtuviera? ¿Habría premio para la “ganadora”? ¿Se haría acreedora, acaso, a un lacrimógeno reportaje en su importante programa, uno que echara, como corresponde, su buena dosis de sal sobre la herida?

Desde luego que desatinada es lo mínimo que se le puede decir a esta pobre señora, que aunque ha salido ya a justificar sus para nada mal intencionadas palabras; y a afirmar, claro, que estas no querían decir lo que al final terminaron diciendo, lo cierto es que lejos de remediar en algo su metida de pata, ha acabado en realidad cagándola más. Pues ha quedado claro que, en ocasiones, y esta es una de ellas, la desgracia de una mujer hace la fortuna de otra.  

En fin, falta poco para que se acabe este año. Que se acabe de una maldita vez. No vaya a ser que nos salgan ahora con un nuevo ranking, solo que de la corrupción, y ahí sí que nos vamos a pasar votando hasta el 31 de diciembre, pero sabrá Dios de qué año.

Publicaciones Relacionadas

Detienen a chofer con 20 kilos de coca ilegal

adminahora

NUESTRA DEMOCRACIA EN CONSTRUCCIÓN

editorahora

Convocan a reunión virtual de urgencia ante retorno de migrantes sin control sanitario

DiarioAhora04