24.6 C
Huánuco
8 agosto, 2022

Por qué no reclamaron antes

Van a llegar a las dos docenas de sesiones descentralizadas del Consejo de Ministros, que se realizan a nivel nacional, y de poco o nada ha servido o viene sirviendo todo este millonario gasto que cubre el Estado. 

Hasta ahora no hay ningún beneficio para la población respecto a estas sesiones, todo lo contrario, solo ha empeorado la situación del país. 

Prueba de ello son los diferentes sectores a cargo del gobierno, como seguridad, salud, vivienda, transportes, etc. que no han mejorado en nada en los últimos meses. 

Los únicos que están encontrando beneficio son Pedro Castillo y sus leales defensores, el premier Aníbal Torres y su séquito, quienes se pasean en avión y en helicóptero y siguen gastando a sus anchas el dinero de todos los peruanos.

Si por alguna razón, usted se ha preguntado a qué se debe de que en las sesiones descentralizadas muy pocas veces oportunidades se presentan ciudadanos que expresan su descontento a Castillo. 

Esto se debe a que las personas que van a hablar en dichos eventos del Ejecutivo son cuidadosamente escogidas para evitar justamente que Castillo quede nuevamente en ridículo. Penosamente, así está actuando la gestión del presidente Pedro Castillo.

Por otro lado, el presidente del Consejo de Ministros, Aníbal Torres, se ha convertido en el azuzador oficial del gobierno, que defiende a capa y espada las pésimas decisiones de Pedro Castillo, al igual que sus cuestionados ministros, los cuales muchos están siendo investigados por corrupción.

Decepcionados se encuentran el 80% de los peruanos que votaron por Castillo en la primera y segunda vuelta, sin embargo, todavía hay personas que no quieren aceptar que se han equivocado con su voto. 

Probablemente es cuestión de tiempo para que acepten que se equivocaron. 

Independientemente de ello, quien defraudó y engañó fue Castillo, puesto que como dirigente protestaba de todo contra el gobierno, sin embargo, ahora que es gobierno no puede resolver ningún problema que aqueja al país.

En el semanario de Hildebrandt, se reveló un hecho sucedido en una de estás sesiones descentralizadas en el Cusco, donde el premier Torres contesta de manera descortés (y hasta soberbio) los reclamos de la población por la falta de carreteras, hospitales, agua y desagüe, canales de irrigación, entre otros.

Torres respondió irresponsablemente que debieron haber reclamado antes a las autoridades y no esperar hasta ahora. 

Tristemente, estos señores creen que su poder va a durar mucho y de por vida, no se ponen a pensar que en algún momento se les acabara el poder y tendrán que dar la cara a la justicia. 

Lamentablemente, el poder y la arrogancia los emborracha, los hace creer que son dioses e intocables y no es así. 

Publicaciones Relacionadas

Viveza y pendejada

EditorAhora

¿Quién controla a los alcaldes?

EditorAhora

Centros educativos que dan lástima

EditorAhora

Concentraciones limitadas

EditorAhora

Sexo y alcohol en el congreso

EditorAhora

Fuera de la realidad

EditorAhora