fbpx
18 C
Huánuco
7 agosto, 2020
Local / Regional

Recuerdan que huaico de Las Moras y San Luis representan alto riesgo

Ayer se conmemoró 46 años de la ocurrencia del terremoto de Huaraz. El domingo 31 de mayo de 1970 a las 3:23 p. m., un terremoto causó la destrucción de la infraestructura pública y privadaen el departamento de Ancash con un saldo de más de 70 000 muertos. El departamento de Huánuco también resultó muy afectado con personas fallecidas y viviendas derruidas, además de carreteras interrumpidas, pueblos que tuvieron que ser abandonados al quedar destruidos por el devastador fenómeno de la naturaleza.
Al respecto, el director de la Oficina Regional de Defensa Civil de Huánuco, José Soto Del Águila, señaló que la magnitud de los daños y las consecuencias de este fenómeno telúrico no deben ser soslayadas ni olvidadas por los huanuqueños porque nuestro territorio se encuentra en una zona accidentada geográficamente que pone en riesgo en forma permanente a la población. Es el caso del huaico de Las Moras y del huaico de San Luis, que en temporada de lluvias, pone en zozobra a la población porque de producirse lluvias intensas y prolongadas, existe una alta probabilidad que el huaico se pueda activar arrastrando todo a su paso.
Soto del Águila expresó su preocupación porque en la trayectoria final de los huaicos se encuentran asentamientos humanos donde habitan miles de pobladores que están expuestos al peligro de ser arrasados. Los antecedentes existentes de hace más de 80 años recuerdan que gran parte de la zona norte de la ciudad fue arrasada por un aluvión que se produjo con el huaico de Las Moras, mientras que el huaico de San Luis arrasó sembríos y cultivos y gran parte de la hacienda de una familia de aristócratas a finales del siglo XIX, en la zona que hoy ocupan Paucarbamba y Paucarbambilla.
Analizó la situación en que se encuentran decenas de asentamientos humanos, que alentados por traficantes de terrenos y por la evidente necesidad de vivienda propia han copado cerros, laderas y quebradas. El grave problema es que las autoridades municipales les dieron el reconocimiento legal e incluso títulos de propiedad, mientras que las entidades que brindan los servicios básicos han atendido sus demandas, lo que constituye una grave irresponsabilidad porque están poniendo en peligro permanente la vida, salud y la posibilidad de desarrollar adecuadamente sus actividades en la zona donde se posesionaron y levantaron sus viviendas, que podrían ser arrasadas por los fenómenos de la naturaleza.

Publicaciones Relacionadas

Prisión para seis denunciados por quemar ánforas en Sillapata

adminahora

Policía antidrogas halla laboratorio en Samiria

editorahora

Fomentan estilos saludables en docentes de Ambo

editorahora