24.6 C
Huánuco
17 enero, 2021
Image default
Deportes

¡Se acabó la ilusión!

River Plate ganó por 2 a 0 a Palmeiras en Brasil en un partido con muchas polémicas, pero no le sirvió para poder clasificar a la final de la Copa Libertadores.

River, en una exhibición para los libros de historia, a pesar del resultado, venció 2-0 a un Palmeiras insípido y se quedó a un gol del empate para poder pasar a la final de la Libertadores por tercer año consecutivo.

El equipo ‘Millonario’ estuvo muy cerca de la hazaña, tomando en cuenta que, al culminar el primer tiempo, los dirigidos por el ‘Muñeco’ Marcelo Gallardo se pusieron a un solo gol de igualar la llave, ya que el defensa central Robert Rojas (29′) y el colombiano Rafael Santos Borré (44′) anotaron con sendos cabezazos en el arco del guardameta Weverton.

En la primera mitad, el equipo ‘Millonario’ bien pudo conseguir un gol más, pero el arquero del equipo brasileño se lo impidió replegándose de manera ordenada.

Los segundos 45 minutos no solo se caracterizó por el dominio territorial del equipo argentino y un nervioso equipo brasileño, sino también se suscitaron una serie de polémicas que el pito uruguayo Esteban Ostojich tuvo que acudir al VAR en ciertas ocasiones.

Así tenemos que, a los 50 minutos, el árbitro uruguayo anuló un gol de River Plate por un fuera de juego de Borré. Luego, se cobró un penal a favor de los argentinos, sin embargo minutos después se anuló porque en el VAR no se apreció falta alguna sobre Suarez.

Pese a jugar con un hombre menos desde los 72 minutos, por expulsión de Rojas por doble amarilla, River era más en la cancha y se volcó con todo al ataque, pero nuevamente el arquero Weverton lo salvó una y otra vez.

Sobre el final, el árbitro volvió a requerir al VAR, por un posible penal de la gente de River, pero finalmente se consideró que primero hubo fuera de juego del atacante argentino Suarez y todo intento por igualar la serie quedó descartada.

El equipo brasileño jugó muy mal y perdió, pero igual le alcanzó para jugar la gran final de la Copa Libertadores entre Santos o Boca que se definirá hoy. 

Dos décadas más tarde, Palmeiras camina hacia su quinta final copera con un equipo impulsado por el espíritu de promesas como Gabriel Menino, Danilo o Patrick de Paula