25 C
Huánuco
12 agosto, 2022

SEDA Huánuco

La empresa SEDA Huánuco que hasta hace unos años lo manejaba la Junta de Accionistas que venían a hacer los alcaldes de las provincias de Huánuco, Leoncio Prado, Aucayacu y del Gobierno Regional de Huánuco, que a su vez designaban un gerente, y de esa manera se podía desarrollar todas las actividades de servicio de agua en las diferentes localidades.

Pero por las desgracias que vive el país, muchas veces la poca capacidad de los representantes municipales no solo al gestionar, sino también al elegir sus representantes en SEDA, se provocó un daño enorme a la institución.

Viendo el caos institucional, la OTASS, cómo organismo administrativo fiscalizador, intervino la institución.

Ya han pasado tres años de esto, pero los cambios no han sido significativos. Se pensaba que la OTASS iba a invertir en SEDA, pero solamente está actuando como ente fiscalizador.

Ya es sabido que el abastecimiento de la planta de tratamiento de SEDA, es insuficiente para abarcar a las nuevas poblaciones de los alrededores de la ciudad. Peor aún, el cambio climático ha ocasionado que la principal fuente de captación de agua, o sea el río Higueras se esté secando. 

Las autoridades conocen esta crítica situación, sin embargo, hasta el momento no han hecho nada. 

Hay mucho trabajo por hacer ahí y probablemente ese sea el tema, pues los alcaldes están más preocupados en el cálculo político que trabajar verdaderamente por esta ciudad.

La población, especialmente en Huánuco se ha quintuplicado. En los últimos 15 años las familias han proliferado e invadido los cerros y por supuesto que necesitan de agua.

Muchos asentamientos humanos únicamente consiguen el líquido elemento por los camiones cisterna que semana a semana transportan el agua a las diferentes zonas y se los vende.

Es enorme la problemática que envuelve la dotación de agua potable en la provincia y a SEDA Huánuco. 

Y se necesita definitivamente capacidad de gestión y convocatoria, profesionales competentes, de técnicos con conocimiento en el problema, y mucha voluntad política. 

Probablemente por ello es que ningún alcalde provincial en los últimos años ha querido asumir este tremendo reto.

Según se conoce, se necesita alrededor de 300 millones de soles, sólo para la renovación de todo el sistema de tuberías de agua potable de la ciudad.

Esperemos que las nuevas autoridades sean lo suficientemente capaces para solucionar este álgido problema.

Publicaciones Relacionadas

Fortalecer la seguridad

EditorAhora

Nulidad de papeletas

EditorAhora

Salvaje destrucción

EditorAhora

Generación de empleo y desarrollo

EditorAhora

Viveza y pendejada

EditorAhora

¿Quién controla a los alcaldes?

EditorAhora