23.1 C
Huánuco
5 julio, 2022

Un Complejo de Paucarbamba estafado

El Complejo Deportivo de Paucarbamba se pudre, esperando que alguna autoridad lo pueda poner al servicio de la colectividad. Increíblemente, se han gastado y se sigue gastando muchos millones en esta infraestructura.

El Complejo Deportivo de Paucarbamba lleva más de 12 años sin que se culmine, pues por desgracia, ya que desde que Luis Picón fue gobernador se inició la construcción, esta fue una más de sus obras emblemáticas abandonada.

Posteriormente, asumió la posta al tristemente recordado Rubén Alba, quién no hizo nada por esta obra tan esperada que hubiera generado gran impacto positivo en la juventud amarilense y huanuqueña con respecto a la práctica del deporte. 

Sin embargo, a este personaje le interesó un pepino la región. Asimismo, su fachada de personaje tranquilo y humilde lo utilizó bien, hasta que obtuvo el poder que tanto buscó, y por supuesto después terminó con lluvia de millones.

Por último, tenemos que mencionar, lamentablemente, al despreciable y prófugo de la justicia, Juan Alvarado. Este personaje no se quedó atrás y parece que buscó superar a sus predecesores, pues aprovechó cuánto presupuesto pudo, pero no necesariamente para beneficio de la región, sino para él mismo y sus allegados.

En el Complejo gastó más de 10 millones y se supone debió de ser entregado antes de la pandemia. Según informan especialistas que han evaluado la infraestructura, las deficiencias son muchas y muy serias. 

La tribuna se está cayendo a pedazos, el grass sintético está podrido, que, cada vez que llueve, la infraestructura se inunda. No obstante, las instalaciones eléctricas no pueden ser utilizadas porque de inmediato comienzan a aparecer cortocircuitos. Ni qué decir de su sistema de drenaje que no sirve.

Ahí tendría tanto responsabilidad la empresa constructora como los funcionarios del Gorehco que aprobaron las valorizaciones, adelantos de obra e incluso la entrega de la infraestructura.

Se ve truncado ese sueño que tuvo el profesor Gilberto Bermúdez, quien hizo la adquisición allá por el siglo pasado en 1985, y, posteriormente, los alcaldes de Amarilis sanearon la propiedad. 

Se inició solo con el cerco perimétrico y lentamente avanzaron ladrillo tras ladrillo. Sin embargo, por el escaso interés y enorme corrupción de las autoridades, la infraestructura no se culmina. A pesar de que ha costado y sigue costando muchos millones. Esperemos que la contraloría haya denunciado este escándalo.

Publicaciones Relacionadas

Se buscan dirigentes

editorahora

Por qué no reclamaron antes

editorahora

Organización criminal

editorahora

A iniciar las obras

editorahora

En el Perú el más corrupto de Latinoamérica

editorahora

El cambio climático

editorahora