16.9 C
Huánuco
30 noviembre, 2021

Salud Sexual: Una buena educación sexual nos ayudaría a relacionarnos mejor

La sexualidad forma parte de la salud integral y de la personalidad de todo ser humano. Para nuestro pleno desarrollo físico y emocional, todos necesitamos la satisfacción. Son necesidades básicas como el deseo de contacto, de intimidad. Al igual, expresión emocional, de placer y de amor. Una buena educación sexual nos ayudaría a relacionarnos mejor.

Sin embargo, nuestra sociedad actual ha padecido y sigue padeciendo una cierta sexofobia, más o menos solapada según las épocas, por lo que el individuo no es del todo libre para vivir su sexualidad de una manera plena y sin prejuicios, y ya desde el nacimiento, la educación que recibe esa persona está llena de mensajes negativos que limitarán en un futuro su capacidad comunicativa, tanto emocional como sexual.

La Organización Mundial de la Salud, desde 1975, considera que se necesitan tres elementos primordiales para experimentar una buena salud sexual:

  • Tener posibilidad de disfrutar de una actividad sexual reproductiva con un equilibrio entre ética personal y social.
  • Poder ejercer la sexualidad sin temores, vergüenzas ni culpas, es decir, sin factores psicológicos y sociales que interfieran con las relaciones sexuales.
  • Poder ejercer la actividad sexual sin trastornos orgánicos, enfermedades o alteraciones que la entorpezcan.

Las bases de la salud sexual van a ser, principalmente, la educación sexual y el mantenimiento de la salud física. Y, la psicológica del individuo. Sin embargo, todavía hay muchas personas que se oponen a que la educación sexual, sea una materia de estudio. Obligatorio para nuestros niños y jóvenes. Al igual que muchos también se niegan a dedicar más recursos, al mantenimiento de la salud psíquica y emocional de la población.

“Fuera de la norma”

Los seres humanos, a lo largo de su vida, tienen que encajar en su personalidad cambios que se relacionan con su sexualidad. Entre los más complejos se encuentran la orientación y la identidad sexual y, aunque nuestra sociedad aparentemente es tolerante, la realidad es que las personas que se muestran “fuera de la norma” sufren con mucha frecuencia ansiedad y depresión en su propio proceso de aceptación sexual, siendo los jóvenes los más vulnerables y sufriendo daños, a veces irreparables, en su autoestima y en su personalidad.

Los cambios propios del proceso evolutivo provocan necesidades de adaptación psicológica que a veces favorecen la aparición de disfunciones sexuales, como sucede por ejemplo en el adolescente con el descubrimiento del propio cuerpo y con el inicio de las relaciones sexuales.

Cambios hormonales y emocionales importantes

También a lo largo de la vida se van a producir cambios hormonales y emocionales importantes que van a afectar plenamente la sexualidad del individuo, como pueden ser el embarazo, el posparto, la menopausia o la andropausia. Y por si esto fuera poco, se pueden producir disfunciones sexuales por múltiples causas, tanto físicas (por enfermedades o por tratamientos) como psicológicas.

Al nacer ya lo hacemos como seres sexuados. Una buena educación sexual nos ayudaría a relacionarnos mejor, a disfrutar plenamente del sexo, a no correr riesgos innecesarios, a tener menos complejos. 

Te puede interesar

Salud Sexual| ¿Qué es la demisexualidad?

Publicaciones Relacionadas

Según estudio la ‘cerveza’ es beneficiosa contra la diabetes, los cálculos renales y otras enfermedades

Hildrid Rodriguez

Primer caso de variante ómicron de la covid-19 en España

Hildrid Rodriguez

Salud Sexual || ¿Qué es el herpes genital y oral?

Hildrid Rodriguez

Salud Sexual || ¿Qué es normal y qué no en la sexualidad de los niños?

Hildrid Rodriguez

Camboya da con estrategías para vacunar hasta menores de cinco años

Hildrid Rodriguez

Salud y bienestar || ¿Qué es el phubbing y cómo afecta nuestro entorno?

Hildrid Rodriguez